Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

Los 10 Hábitos de las Mujeres Bellas

Slow Lou

hábitos de belleza
Ya sabéis que tengo la firme convicción de que ser bella es una cualidad, no una caracterísitca, perdonad por la semántica pero es que son dos cosas diferentes: las cualidades se desarrollan, las características son. Así sin más, y más cuando se trata de ser o no ser guapa.

Todas las mujeres somos bellas, en algunas es evidente, en otras cuesta más de ver, dependiendo del nivel de desarrollo de ciertos hábitos. En el post de hoy quiero entregaros los 10 hábitos de las mujeres bellas, que es una mezcla de razonamiento obvio, educación y mi análisis personal.

Estos diez hábitos se pueden resumir en dos, como lo de los mandamientos y hoy te animo a adoptar toooodos los que puedas:

Cuida tu cuerpo y Vigila tu mente

De todas es conocido que un cuerpo saludable derrocha luz, energía y te hace sentir bien.

1. Descansa las horas necesarias

Aunque no puedas dormir las ocho horas de rigor (y que no por nada se llama sueño de belleza), descansar tiene también que ver con no atontarte frente al ordenador antes de acostarte ni recién levantada, de soltar el móvil una vez estás en la cama y tener momentos de parar, respirar y simplemente ser.

Tu cerebro y tu sistema nervioso necesitan procesar y recargar y no hay nada menos bello que una mujer agobiada y amargada con cara de hecha polvo todo el rato.


2. Hidrátate en condiciones

Acuérdate de los famosos dos litros de agua al día, o combinarlos con tés, zumos naturales y frutas acuosas. Tu cuerpo está hecho en su mayor parte de agua, que no seas consciente de ello no cambia la realidad de que somos tres cuartas partes agua y no la podemos autoproducir. Un cuerpo sano y una piel hidratada desde dentro son claves para irradiar belleza natural.


3. Diseña una dieta saludable

Y digo diseña porque hay que saber qué comemos, en cuántas dosis y en qué momentos necesitamos más un nutriente u otro, dependiendo de la demanda energética, del momento del ciclo en el que estemos o la estación actual. Hoy no voy a entrar en profundidad en un plan sano de comidas, pero la básica dieta de "no comer guarradas" y las cinco porciones de fruta y verdura diarias sería un buen comienzo.


4. Baja el consumo de café

Está demostrado que el café tiene sus beneficios, pero el abuso por necesidad o por costumbre acaba por deshidratarnos, sube los niveles de estrés y pone a nuestros sistemas digestivo y nervioso en situaciones comprometidas. La piel y el cuerpo lo notan y nuestra belleza natural se apaga.


5. Deja el tabaco

No creo que deba profundizar mucho en este tema... no sólo nuestra salud se ve afectada (lo que afecta a nuestra belleza) si no que hay una probada relación entre el tabaco y el envegecimiento prematuro.


Los siguientes cinco hábitos tienen que ver más con una cuestión de actitud ante la vida, la belleza es algo que sale de dentro y se ve desde fuera, nuestros pensamientos nos forman y las emociones que lanzamos hacia el mundo y las personas que nos rodean dicen mucho de nuestra belleza interior. Es cuestión de actitud que esa belleza se vea también en el exterior.


6. Actívate

Las endorfinas son nuestras amigas, vamos a dejarlo así. A parte de las endorfinas, la circulación sanguínea y nuestro tono muscular se beneficiarán de una vida anti-sedentarismo. Si crees que no tienes tiempo o energía quizás debas revisar si los hábitos del 1 al 5 forman parte de tu vida, si no, ya sabes por donde empezar.


7. Dosifica tu clausura

Aunque a veces es necesario quedarse en casa, en la oficina o donde sea, intenta en medida de lo posible tener tu dosis de exterior. Recibe esos rayos de sol tan necesarios, pasea por el parque o aun mejor por la playa o el monte. Los efectos buenrolleros del contacto con la naturaleza (aunque sólo puedas permitirte los pajarillos del paque de enfrente) están más que demostrados. Tu estado de ánimo, tu salud y tu piel te lo agradecerán.


8. Socializa

En persona, sí, no por las redes sociales. Las conversaciones frente a una buena comida, un paseo o una visita a un amigo nos activa, nos hace desconectar de los pequeños dramas diarios (bueno, eso ya depende de las conversaciones que mantengas, claro) y te hace sentir que "tienes vida" más allá del trabajo.


9. Sé generosa

Y aquí no hablo de dar cuando te piden o de compartir tiempo, cosas y dinero. Hablo de una manera de ver la vida, se trata de que tus acciones digan más de cómo quieres que sea el mundo que de cómo lo quieres para ti. Ser generosa es una emoción, no una acción, una generosidad sincera que te permite desapegarte de ciertas costumbres que, por cómodas, se han enraizado en tu comportamiento y que previenen cambios que son para el beneficio de todos, de tu entorno y del planeta. Cambia tus decisiones basándote en qué es lo mejor para un cambio positivo, no en qué es lo mejor para ti ahora en plan gratificación instantánea.


10. Desestrésate

Yo soy una persona muy ocupada, en serio, pero en realidad los niveles de estrés me suben cuando las dudas y las prisas se apoderan de mí. En la mayoría de casos tiene más que ver con cómo veo yo las cosas, con las expectativas que tengo sobre mí y sobre los demás que con algo que venga de fuera. Si ves el "desestresamiento" como algo muy lejano quizás puedas repasar los hábitos 6,7,8 y 9 y ver por dónde puedes comenzar. Te animo a una clase de yoga de vez en cuando, a una sesión de meditación o a que practiques mindfulness: por ejemplo un paseo por el parque en el que simplemente seas.


Estos 10 hábitos como he dicho al principio me los he sacado un poco de la manga, barajando sentido común, aprendizaje y experiencia propia.

La belleza de verdad sí sale de dentro y te permite ser más feliz, más tú y quitarte las máscaras, los adornos y los maquillajes que no necesitas la mayoría del tiempo.

Permítete darte lo que te hace feliz, lo que te mantiene sana, ahí es donde reside la belleza interior y si eres capaz de trabajarla a conciencia esa belleza será percibida por todos.

¿Por cuál de todos vas a empezar? Seguro que hay alguno que ya mantienes ¿verdad?