Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

16 Directrices para una vida feliz

Lourdes Perez

Si alguna vez has querido encontrar un manual para ser feliz, quizás este pueda ser el índice y luego cada una intenta llevarlo a buen puerto de la mejor manera posible.

manual de la felicidad

Hace cosa de un año encontré las 16 Directrices.

Estas directrices son un compendio de acciones y motivaciones desde las que se busca tener una vida significativa basada en la entrega, la comunión, la compasión y la comprensión de los eventos naturales, mentales y sociales desde la perspectiva budista.

Ya sabes que siempre intento motivarte a que vivas desde la entrega, la aceptación, la compasión y la ética.

Las 16 Directrices para una vida feliz están inspiradas en una colección de consejos que fueron elaborados para promover la paz y el bienestar en el Tíbet del siglo VII y han sido redactadas y enseñadas desde hace varios años a través de la Fundación por el desarrollo de la compasión y la sabiduria (FDCW – Foundation for Developing Compassion and Wisdom) que es una rama secular de la fundación por la preservación de la tradición Mahayana.
 

"Considero que la ética consiste menos en reglas que se deben obedecer que en principios de auto-regulación interna para promover aquellos aspectos de nuestra naturaleza que reconocemos como conducentes a nuestro propio bienestar y el de los demás". -El Dalai Lama, Patrocinador de FDCW.

 

Estas directrices son un conjunto de preceptos éticos que engloban los temas que parecen dividir al mundo moderno. Son directrices que sin duda resuenan en personas de todas las edades, culturas y paradigmas, y son la clave para nuestra propia felicidad, la de nuestras familias y nuestras comunidades.

Basándose en la premisa por todos conocida de que la felicidad no se encuentra en la riqueza material, la reputación y el estatus, ni siquiera el confort y la buena salud, sin duda nos facilita el cómo navegar situaciones tan mundanas como las confrontaciones familiares, las relaciones laborales y la interacción social.


Desde hace un tiempo he estado recopilando mi experiencia al respecto y he creado un cuaderno donde puedes conocerlas todas. Además he añadido ejercicios prácticos que a mí me ayudaron en su momento, puedes descargarte el cuaderno gratuitamente pinchando AQUI
 


En todo momento tenemos la opción de decidir cómo reaccionar y cómo entender la vida, al margen de lo que nos hayan inculcado desde pequeños.

 

Es necesaria la observación y el juicio crítico, es imprescindible la honestidad y el desapego, pero es posible dejar de creer que lo que siempre fue, será, que lo que nos han enseñado es la verdad, que lo que nosotros creemos justo es como el mundo debería funcionar.
 

En alguna ocasión me habrás oído decir que el cerebro siempre busca nexos de unión entre lo que ve y lo que cree para poder fortalecer las ideas que ya tiene. Si estas guías te suenan a utopía, si crees que hay excepciones donde no puedan utilizarse quizás es momento de replantearte tus creencias y confiar en que el amor, la paciencia, la compasión y la entrega pueden practicarse en cualquier momento.

 

Pero ¿cuáles son estas directrices? Como te comento las estoy desarrollando en los artículos privados y cada una de ellas se compone de cuatro actitudes, los pilares básicos son:
 

• Cómo pensamos

• Cómo actuamos

• Cómo nos relacionamos con los demás

• Cómo encontramos significado en la vida

 

Estos 4 temas de conocimiento (estudio y práctica) actúan como base para explorar las 16 directrices que van desde la humildad hasta el coraje. Las directrices son universalmente familiares y a la vez cualidades profundas que nos llevan al corazón de lo que significa ser un ser humano cariñoso y satisfecho.

Considerar que este es un modo “nuevo” de hacer las cosas sería absurdo. La verdad es que infinidad de comunidades y personas en todo el mundo se basan en estas premisas. Quizás en el mundo occidental donde el miedo y la culpa están a la orden del día, dar el salto hacia la confianza y creer que la entrega es más poderosa que la protección puede dar pánico.

Te animo a que las tengas presentes y experimentes en tus propias carnes el beneficio que trae la vulnerabilidad, la paciencia y la honestidad.

¿Quieres conocerlas con más profundidad? Únete a la comunidad privada en este link.