Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

4 Mascarillas Hidratantes Naturales DIY

Slow Lou

Este invierno está siendo especialmente agresivo para nuestra piel, no sé por qué, pero desde que empecé a sentirme lagarto cambiando de piel muchas amigas me han dicho que les pasa lo mismo. Yo no recuerdo esta sequedad y este picor el invierno pasado...
Como yo os quiero mucho he decidido que lo mejor que puedo hacer es compartir con vosotras las mejores mascarillas hidratantes, especialmente pensadas para la sequedad provocada por el viento, el frío o los cambios bruscos de temperatura por culpa de la santa calefacción.

El ingrediente base en la mayoría es la crema líquida de avena o almendras. Puedes utilizar nata o crema de leche, pero vamos a intentar no explotar a las vacas por un momento, ok?
¿Tienes miel, un aguacate, un plátano, un melocotón y crema de almendras o avena? Pues ya tienes los ingredientes que necesitarás para crear estas cuatro mascarillas DIY naturales, en tu propia cocina, sin necesitar ni de encender un fogón.

Miel
La primera es tan sencilla como utilizar la mejor miel que encuentres en el mercado, miel cruda a temperatura ambiente. La miel es un suavizante e hidratante profundo que dará a tu piel un look muy saludable.

• Con tus dedos (manos limpias, please) la extiendes por rostro y cuello (opcional).La miel, al entrar en contacto con t comenzar a chorrear, así que te recomiento que te pongas un gorro de ducha o algo así y protejas tu ropa.

• Permite que actúe durante 15 minutos...

• Antes de enjuagarte la cara da unos toquecitos (tecleteo lo llaman) para hacer que penetren un poquito más sus propiedades: vitaminas minerales y demás.

• No te laves la cara, límpiala con una toalla limpia empapada en agua caliente.


Aguacate
La segunda mascarilla está compuesta por un cuarto de aguacate y suficiente crema vegetal como para hacer una pasta homogénea. Ésta es una opción muy nutritiva a parte de hidratante, tiene un efecto ligeramente blanqueante y te dará una sensación de tacto terciopelo. La puedes usar también para el pelo, pero necesitarás usar el aguacate entero y más crema, claro.

• Mezcla el aguacate con la crema vegetal (almendras, avena...). Igual que con la mascarilla de miel, es mejor que protejas el pelo y la ropa porque puede comenzar a resvalar. Yo he notado que si el aguacate está un poquito más caliente actúa mejor, he investigado un poquito y parece que los aceites penetran mejor si está calentito, ahora no hagáis una locura y paséis del microondas a la cara de a una, que no me responsabilizo!

• Aplícatela con pequeños toques en vertical, hacia arriba, no la uséis como si fuera crema, hay que cubrir toda la cara, sin necesidad de frotar. Esta mascarilla es de las que tienes que dejártelas rato largo, de 20 a 30 minutos, pero os aseguro que merece la pena.

• Aquí sí te puedes enjuagar la cara con agua tibia.


Plátano
Ésta a mí me vuelve loca y a veces tengo que hacerla dos veces porque la primera vez me la como, en serio.
Hay que hacer una pasta con un trocito de plátano muy maduro (3 o 4 cm) y, como siempre, la crema de almendras o avena.

Esta receta es perfecta para las pieles más secas, la mezcla del plátano con la crema hidrata la piel de un modo fantástico. Yo la recomiendo más como tratamiento continuado que como uso único (como puede ser la de miel por ejemplo).

• Forma una pasta con los dos ingredientes, protege pelo y ropa por la misma razón que las anteriores. 
• Repártela por cara y cuello y déjala actuar durante 20 minutos.
• Esta es de las que no se secan, enjuaga y a correr.

Melocotón
Vamos a por la última mascarilla, ya veis que son super fáciles. La siguiente es con melocotón y también es de las que te la comerías, así que haz un poco más por si te da la tentación...

El melocotón es muy nutritivo y la sensación final es de suavidad total.

• Mezcla un melocotón pequeño (o medio melocotón) con la imprescindible crema vegatal hasta que quede una mezcla suave y aplícala en rostro y cuello con las mismas precauciones que las anteriores: protege pelo y ropa.

• En general las mascarillas hechas con frutas hay que dejarlas más rato que las hechas con cremas o la de miel, así que sí, esta también de 20 minutos a media hora.


Verás que con una sola aplicación quizás si te estás pelando mucho no hay demasiado cambio (bueno, con la de miel quizás sí), hay que ser constante, como con todo.

Recomiendo las mascarillas, hidratantes, tónicos, exfoliantes y demás hechos en casa, con productos naturales porque evitas los elementos químicos que dan "sensación de" pero en realidad es pan para hoy y hambre para mañana con el añadido de que todas esas "cosas" pasan a tu organismo a través de la piel.

Estos remedios que te explico demandan de otro ingrediente: paciencia. Pero te aseguro que merece la pena a la larga.

Levanta las piernas, pon música relajante y déjate cuidar... huye de las prisas, sobretodo si es por una piel sana.

Ya me cuentas si has provado alguna de estas recetas y qué te han parecido.