Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

Cómo desarrollar autodisciplina

Slow Lou

desarrollar autodisciplina
La autodisciplina es la habilidad de posponer un beneficio menor a corto plazo para priorizar un beneficio mayor a largo plazo.

Por ejemplo, levantarte media hora antes para salir a correr en lugar de quedarte durmiendo, porque el beneficio de descansar un poquito más es mínimo y te aleja de tu objetivo final que es ejercitarte por las mañanas (ya sea por salud, por entrenamiento o por perder peso).

Ser autodisciplinado es cuestión de saber ir contra tus impulsos espontáneos de modo que puedas seguir avanzando en el camino hacia tus metas.

A veces ni siquiera nos damos cuenta de cuándo estamos dejando de lado las metas grandes, vamos en piloto automático y nos sentimos perdidos y frustrados al final del día.

La autodisciplina se desarrolla practicándola. Cuanto más la trabajes más fuerte se hará y del mismo modo, cuanto más te dejes llevar por tus debilidades, por emociones de miedo, pereza, por los caprichos del momento... tu autodisciplina más se debilitará.

Conozco muchas personas que tienen siempre una excusa preparada para no hacer ejercicio (por seguir con el ejemplo del principio) ”no tengo ropa de gimnasio”, ”necesito un entrenador personal”, ”hoy llueve”, ”no tengo tiempo”, ”mañana mejor”... El problema es que si realmente quieren ejercitarse con cada excusa su autodisciplina se hace más pequeña hasta el punto de convencerse de que en realidad no quieren ejercitarse, que creían que debían pero que ahora pues ya no quieren.

Pues lo mismo ocurre con cualquier otro objetivo.

Y lo peor es que es acumulativo.

Desde que me mudé a Suecia he tenido que vencer un montón de fantasmas de miedos y de perezas, de luchas internas y confrontaciones externas. Llevar una casa, el blog, los cursos, ahora las mentorías, todo eso después de levantar mi vida profesional desde cero en un país en el que no hablo el idioma. Levantarme después de las caídas y escalar cada vez que me pego contra la pared ha sido la única opción si quería forjarme un futuro aquí.

Hay muchas herramientas que puedes usar para desarrollar la autodisciplina, pero creo que es la comprensión a través de la experiencia la que te ayuda a seguir adelante, a veces hay que obligarse un poquito. Mi autodisciplina me ha llevado a entrenar uno de los equipos de competición de danza más fuertes del sur de Suecia, llevar bailarinas amateurs al terreno profesional y en septiembre abrí mi propia escuela de formación en danza.

Ahora he dejado la escuela en manos de mi socia para enfocarme en mí y en mi proyecto personal mientras voy a clases de sueco y trabajo los fines de semana.

Te garantizo que desarrollar autodisciplina te va a permitir conseguir todo lo que te propongas y si no, ver cuando has dado contra un muro y saber buscar de manera positiva otras opciones.

Aunque las situaciones y las circunstancias externas alteren el curso de los acontecimientos, alteren tu humor o parezca que transitas un camino imposible, la autodisciplina te lleva a encontrar soluciones, planes de acción y ver todo como un reto más que como un impedimento.

A parte de la posibilidad de conseguir tus objetivos, imagínate la cantidad de malos hábitos que puedes quitarte de encima!

Así que esta semana te animo a escuchar todo el boicot que te haces, a revisar el post de la semana pasada sobre la procrastinación y a comenzar a generar hábitos sin excusas que te lleven a convertirte en la persona que deseas.

Escucha tu mente, escucha tu diálogo con otras personas, entiende y acepta que, quizás, eres tú mismo quien se pone la zancadilla a veces, levántate y vuelve a intentarlo. Mi herramienta preferida para esto, como sabes, es la meditación.

¿Necesitas ayuda? Aún me quedan dos plazas de mentoría, tienes más información aquí.