Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

Conecta con tu Niña Interior y Vuelve a Sentirte Bien contigo misma.

Slow Lou

trabajo niño interior
Todas llevamos dentro a la niña que fuimos. Para recobrar y mejorar nuestra autoestima es muy importante sanar las heridas emocionales que se abrieron en nuestra infancia, es decir, conectar y sanar nuestra Niña Interior.

¿Recuerdas cuándo eras pequeña? Toda esa sensibilidad, inocencia, espontaneidad, alegría… ¡Pues todavía está dentro de ti!

Tu “Niña Interior” es la parte más luminosa y amorosa que hay en ti. La reconocerás fácilmente porque se expresa mediante la alegría, la felicidad y el amor. Aparece cada vez que te ríes a carcajadas, cuando das un abrazo a alguien de corazón o mientras disfrutas haciendo aquello que tanto amas. ¿La puedes ver en ti? ¿La reconoces? ¿Verdad que es maravillosa?

Sin embargo, se dan circunstancias en diferentes momentos de nuestra infancia que hacen que puedan aparecer bloqueos en nuestra niña interna. Pueden haber sido los enfados de tu padre, los comentarios hirientes de algunos compañeros de colegio, la vivencia de experiencias que te afectaron negativamente, necesidades que no fueron satisfechas, etc.

• Estas heridas emocionales que sufrimos en la infancia, si no las superamos, harán que nuestra niña esté dañada. •

Nuestra Niña Interior contiene todos nuestros sentimientos, recuerdos y vivencias de la infancia, los positivos y también los que nos hicieron daño. Es nuestra parte más luminosa o esencial, más nuestro yo herido.

En mi caso, mi niña interior lleva las heridas de un padre emocionalmente frío y casi ausente; aunque recuerdo qué feliz era cuando los todos los domingos por la mañana me traía a casa un dulce que compraba.

CÓMO MADURAMOS


Hasta los 21 años, que es cuando aproximadamente finaliza el desarrollo del sistema nervioso, todos hemos de ir pasando por diferentes etapas madurativas. Pero los aspectos emocionales negativos que experimentamos van creando capas y capas sobre nuestra e interfieren en ese aprendizaje. Esto hace que en el futuro reaccionemos ante determinadas situaciones de forma infantil y no como adultas.

► Es decir, cuando se bloquea algún aspecto del desarrollo de la infancia, llegamos a adultas con una niña herida dentro de nosotras.

Por ejemplo, entre los 18 meses y los tres años, es la etapa en la que el niño pasa de la dependencia a la autonomía. Para poder establecer unos límites, que son separaciones emocionales y físicas hacia los padres, existe la necesidad de aprender a decir “no”.

Si cuando éramos pequeñas dábamos una negativa y quien nos cuidaba se sentía rechazado o se entristecía puede que aprendiéramos a no expresar nuestra independencia por evitar sufrimiento a los demás. En este caso podrían surgir varios problemas en el futuro como, por ejemplo, ser incapaz de dar negativas a los amigos por temor a ser rechazada, o establecer límites en el trabajo por miedo a ser despedidas, tener dificultades para afirmar cómo nos sentimos por temor a sentirnos incomprendidas, etc.

Si estás interesada y comprometida con tu desarrollo personal, es fundamental que puedas resolver todo aquello que quedó pendiente o dañado en tu infancia. El trabajo con tu Niña Interior te permite una forma sencilla y amorosa de reparar tu pasado.

Para iniciar este maravilloso proceso de recuperar y sanar nuestra Niña Interior, necesitamos crear primero un acercamiento hacia ella, entablando una relación amorosa y de escucha.

¿Lista?

CONECTA CON TU NIÑA INTERIOR


A continuación te muestro algunas herramientas para que empieces a conectar con tu niña interna. ¡Vamos a comenzar a descubrirla y cuidarla!

1. Escribe un diario.

Ésta es una herramienta sencilla pero muy poderosa. Escribir los pensamientos y sentimientos que te van surgiendo puede ser tremendamente revelador. Si te resulta complicado escribir, te puede resultar muy útil dibujar o pintar. Ambas son maneras extraordinarias y muy potentes de dar forma y expresar nuestro mundo interior.

Intenta relacionar la información que vaya apareciendo con situaciones que experimentaste en tu infancia y reflexiona sobre cómo crees que pueden estar presentes en tu vida actual.

2. Busca fotografías.

Recupera fotos tuyas desde que eras un bebé hasta los 21 años. Si no las tienes accesibles puedes buscar en revistas imágenes que te resuenen y recortarlas. Escoge una foto, mírala y conecta con esa etapa de tu vida. ¿Cómo te ves? ¿Qué recuerdos te trae? ¿Cómo te sentías: feliz, triste…?

Veas lo que veas, comunícate sinceramente con tu niña. Después dile afirmaciones positivas y amorosas como que quieres cuidar de ella y que la ayudarás a que se sienta feliz. Puedes incluso llevar esa foto siempre encima o colocarla en un sitio visible y de esta forma noolvidarte de tu Niña Interior.

3. Haz algo con lo que disfrutes.

Tu Niña Interior tiene deseos y necesidades. Es importante que dediques un tiempo a divertirte, a hacer aquellas cosas que te gustan de verdad. Piensa en qué te encantaría hacer: pintar, cantar, bailar… escucha a tu niña y diviértete.

En mi caso, te cuento que conecté con lo que me hacía pasármelo pipa de pequeña, compré líquido para hacer pompas de jabón y globos y me pasé toda una tarde jugando en casa. Fue tan divertido como liberador.

4. Conversa con tu Niña Interior.

Busca un tiempo cada día para hablar con tu niña, intenta conocerla y descubrir más cosas de ella. Te propongo algunas preguntas que podrías hacerle: ¿Qué es lo que te gusta? ¿Cómo te sientes? ¿Qué necesitas? ¿Qué puedo hacer para que te sientas segura? ¿Cómo puedo hacerte feliz?

Para que tu niña interior salga del lugar de donde se esconde es muy importante que te asegures de hacerle saber que puede confiar en ti, que pase lo que pase estarás ahí para ella, que la escucharás y cuidarás.

Descubrir a nuestra niña interna, acogerla y llenarla de amor es una de las mejores cosas que podemos hacer por nosotras mismas.

Una vez hemos conectado con ella, y cuando sintamos internamente que es el momento para ello, podemos profundizar un poco más y comenzar a sanarla, a limpiar y soltar las heridas que arrastramos desde la infancia para poder vivir con mayor libertad y felicidad.

EN EL POST DEL MARTES QUE VIENE VEREMOS CLAVES PRÁCTICAS PARA SANAR A NUESTRA NIÑA INTERIOR.



Y tú, ¿conectas con niña interna? ¿De qué manera lo haces? ¿Crees que te ayudaría escucharla más? Cuéntame, me encantará leer tus comentarios.