Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

Día Internacional del Medio Ambiente: la prisa y la ilusión de separación

Slow Lou

Este domingo pasado se celebró el día internacional del medio ambiente. A veces me pregunto si los días internacionales realmente generan conciencia y marcan algún tipo de antes y después en la vida de las personas...

Hay una necesidad urgente de llamar la atención sobre la situación precaria en la que se encuentra el planeta y, aunque la mayoría de gente con la que hablo es consciente de que es necesario cambiar el sistema, poco hacen por cambiar sus hábitos diarios de manera sustancial.

Creo que al final todo se resume a dos cosas:

• La ilusión de separación
• La prisa


Estoy convencida de que si cada uno de nosotros observásemos con detenimiento, e incluso en meditación, cómo la interconectividad y la interdependencia es la única realidad entre el planeta y todos sus habitantes, hasta la persona más egoísta vería el beneficio en reducir el consumo y en cuidar esta preciosa roca viva que habitamos.

A menudo pienso cómo de pequeños y egoístas somos, cómo creemos que merecemos más que el resto de las especies y, en el camino, destruimos el planeta, maltratamos a sus habitantes y nos destruimos a nosotros mismos.

La ilusión de separación hace que realmente estemos convencidos de que el medio ambiente es una cosa y nosotros somos otra... muchas veces hablo de la interdependencia, de la interconexión y de el sufrimiento que genera el mantener la absurda creencia de que somos una entidad separada del resto.

¿Cómo podemos sentir compasión o ser generosos si no es porque todos formamos parte de una red que evoluciona sin cesar? ¿Por qué nos sentimos tristes ante el sufrimiento de alguien que queremos pero no de alguien que no nos importa?

Nos sentimos conectados al primero pero no al segundo y en realidad, aunque se perciva de un modo distinto la conexión siempre existe.

Y ahí entra la prisa...

En el primer mundo si tenemos hambre comemos, si apretamos un botón se enciende la tele, si queremos hablar con alguien le tenemos a un teléfono o un click de distancia. Si por lo que sea no llevamos dinero encima y estamos lejos de casa el tener que esperar para comer nos genera sufrimiento, si las pilas del mando de la tele están gastadas el simple hecho de tenern que levantarnos del sofá a tocar los botones nos molesta y si alguien no responde a nuestro mensaje pronto nos estresamos.

La prisa por ver resultados inmediatos hace que nos convirtamos en negligentes en cuanto al medio ambiente se refiere. No vemos que lo que hacemos marque ninguna diferencia, nos enfadamos si los demás no nos apoyan y hacen lo mismo y tiramos la toalla porque al final no estamos viendo ninguna diferencia y uno solo poco puede hacer...

Hay tantas cosas que podemos hacer, y seguro que si estás aquí hoy leyéndome eres de los que recicla, de los que compra ropa de segunda mano, de los que participa de intercambios y de los que cierra el grifo al lavarse los dientes.

Permite que una vez más te hable de la motivación detrás de nuestras acciones.

Muchas veces adoptamos cambios positivos hacia el medio ambiente por necesidad, hasta que no nos vemos con el agua al cuello no vemos que realmente hay que hacer algo. Hasta que no hay sequía no comenzamos a ahorrar agua, hasta que las calles no están llenas de basura no comenzamos a reciclar, hasta que las personas que queremos no se quedan sin trabajo no comenzamos a apoyar el negocio local... supongo que hasta que no veamos como nuestras playas son piscinas de residuos y el aire no se pueda respirar no dejaremos de consumir petróleo. ¿Sabes qué? Ya está pasando.

El cuidado del medio ambiente es una urgencia y lo es por nuestro comportamiento, por las pequeñas cosas que hacemos cada día y por las grandes cosas que otros hacen muy a menudo (hablo de empresas y gobiernos).

• Si seguimos actuando desde la ilusión de separación y la prisa nuestras acciones se resumirán a hacer un poquito cuando es tarde.

• Si actuamos desde la responsabilidad y la paciencia desde hoy podemos estar provocando un gran cambio. Quizás habrá cosas que no veamos pero eso no nos debe importar.

El ser humano no es más importante que el resto de los seres que habitan el planeta, pero es más sabio (o debería) y tiene el poder de afectar lo que ocurre en la Tierra de una manera que ningún otro animal no humano tiene.

Como dijo el tío de Peter Parker: con un gran poder también se tiene una gran responsabilidad y sinceramente creo que esa es la motivación que debería estar detrás de todas nuestras acciones.

Podemos vestir a nuestros hijos y alimentarles bien sin necesidad de participar de la destrucción y el maltrato, empecemos por informarnos sobre el resultado y las consecuencias de nuestras compras a nivel global, empecemos a sentirnos más pequeños, más pacientes y más generosos.

¿Qué te parece?

Este artículo va de la mano de otros posts que hemos puesto en marcha con mis compañeros del colectivo Hola Eco.

Te están esperando.

ENLACES A MIS COMPIS DE HOLA ECO EN CELEBRACIÓN POR EL DIA INTERNACIONAL DEL MEDIO AMBIENTE: