Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

Diálogo atento: beneficios de escucharte a ti mismo

Slow Lou

Siguiendo con mi evolución personal dejándome guiar por los trabajos sobre el poder de la intención del Dr. Wane Dyer, hoy me he encontrado por casualidad con un reportaje que habla de los beneficios de descubrir nuestro discurso interno, esa vocecita que va guiando los pasos que damos cada día y de cómo el tono de ese diálogo interior nos configura como personas (aunque yo creo que es un poco entre retroactivo y la eterna discusión entre la gallina y el huevo...)

Yo antes me pasaba todo el día "dándome órdenes", no sólo acababa hasta las narices de mi misma sino que descansar o no obedecerme generaba culpa y, lo que es peor, juzgaba a los demás desde el mismo filtro que me juzgaba a mí misma.

Hoy quiero animarte a escuchar tu diálogo interno, pero si estás demasiado ocupado o no sabes cómo hacerlo o te olvidas y vas con el automático puesto, quizás si podrás observar qué tipo de conversaciones llenan tus días.

No se trata de juzgarnos y condenarnos si de repente somos conscientes de que nos quejamos mucho o de que hablamos muy en plan "yo, yo, yo" y nos olvidamos de dar lugar a la otra persona a hablar de su día, o si en cualquier tema de conversación que aparezca nos las ingeniamos para criticar, culpar o generar conflicto sin querer.

Lo suyo es que, por lo pronto, nos demos cuenta y luego reconozcamos que, al igual que el diálogo de otros nos afecta o influencia, nosotros también afectamos e influenciamos.


Estoy segura de que todos tenéis algún amigo que, habléis de lo que habléis él/ella más, mejor, antes, más grande o su prima...O uno de esos que, aunque sea de broma, se pasa el día metiéndose con gente y sacándoles defectos.


También está el que yo llamo "desmoralizador-realista", ese que dice cosas del tipo "uuuuu eso no se puede" o "que va, eso es imposible" o "pfff, seguro que sale mal" y otras tantas frases llenas de energía positiva (nótese la ironía)

Nadie es perfecto en su diálogo, no podemos estar de buen humor, empáticos y compasivos todas las horas de todos los días, pero sí que podemos estar un poquito más atentos y mordernos la lengua si nuestra opinión va a ser destructiva o innecesaria.

Por la boca muere el pez, dicen, y muchas veces nuestra verdadera esencia se nos escapa por la boca, sin avisar... a la larga se nota lo que tenemos dentro y queramos o no, afecta a los que nos rodean.

Es por eso que sería interesante, si no puedes escucharte por dentro, comenzar a escucharte por fuera y de ahí quizás encuentres la motivación para prestar atención a la cháchara interna.

Este post es para animarnos a que nos arriesguemos a conocernos y para que, al descubrirnos, decidamos no afectar negativamente a los demás porque, tal y como está el mundo, eso no es precisamente lo que nos va a llevar a ser felices.

Creo que es un gran beneficio escucharse a uno mismo, nos ayuda a reconocer nuestros errores, aprender a respetar a los demás y crecer como personas. Por nosotros, por los que nos rodean y por los que están por llegar.

Si no sabes por donde empezar a escucharte, te da miedo o ni siquiera sabes de qué te hablo te animo a que pinches en la barra superior la pestaña del curso online de meditación.

Por el cambio... ¿caminamos juntos?