Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

Tu cerebro no distingue lo real de lo imaginario

Slow Lou

la realidad esta en el cerebro
Ayer vi esta charla TED que me recordó a un montón de personas que conozco. En esta charla Derek Sivers explica en menos de 5 minutos por qué una vez verbalizamos y comunicamos nuestras metas y objetivos existen más posibilidades de que no las llevemos a cabo.

Sí, sí, contrario a lo que la sabiduría popular dice: comparte tus objetivos para sentir la presión de que debes cumplir... pues nada, resulta que es todo lo contrario y lo que explica tiene mucho sentido, te animo a escuchar lo que tiene que decir al respecto.

Seguro que muchos os sentís identificados o conocéis a alguien que siempre está hablando de sus proyectos y ahora cada vez que te viene con otra historia te lo miras casi con el ojo guiñado y con ese pensamiento feo de ”cuando lo vea me lo creeré” detrás de la oreja.

En general, cuando le cuentas a alguien tus propósitos, o los planes que tienes, te dan una palmadita en la espalda, una gran sonrisa y una felicitación de antemano.

Resulta que nuestro cerebro no sabe diferenciar el imaginar que haces algo del hacer en sí mismo y activa las mismas áreas que activaría en caso de estar haciendo, por el mero hecho de pensar en ello, de verbalizarlo.

Esto como ejercicio de visualización y para otros menesteres resulta muy útil, pero para objetivos, metas y otros demases en los que realmente tienes que hacer un esfuerzo, a veces en contra de tu voluntad, para llegar a algún sitio... ay señores, eso es otra cosa.

Derek Sivers dice que lo que nos ocurre es que perdemos el interés, perdemos las ganas, perdemos la concentración. Porque el reconocimiento externo y los cambios biológicos internos le dicen a nuestra cabecita loca que lo que querímoss hacer ya está hecho (cambios biológicos) y ya ha dado frutos (reconocimiento)... no sé si me explico.

Te recomiendo este artículo donde explica este fenómeno enfocado a otras areas:

Creencias y descodificación biológica de la enfermedad

Bueno, lo que vengo a decir con este post es que a veces es mejor hablar menos y hacer más. Que si realmente queremos conseguir cumplir nuestros objetivos nos comprometamos con nosotros mismos y no queramos acelerar el reconocimiento antes de empezar.

Porque al final nos estamos boicoteando a nosotros mismos y la frustración que genera, no fallar sino ni si quiera ponernos al lío, o soltarlo por pereza o por falta de concentración, es una semilla muy poderosa para que el patrón se repita y acabemos desencantados de nosotros mismos.

Hace un par de días leí un articulo bastante agresivo en el que se hablaba del auto-engaño de la productividad y perdonadme porque ahora no lo encuentro (pero estoy casi segura que era de Life Hack). Daba ejemplos muy concretos.

Este artículo hablaba de esas personas que dicen "voy a tener mi casa bajo control" y ordenan el cajón de los calcetines, leen dos horas de blogs de organización, se hacen un par de tablillas de horarios, se hacen una lista de to-do's y deciden que ya han sido suficientemente productivos por hoy. Va un poco en línea con la charla TED: el cerebro cree que realmente hemos hecho algo significativo y en realidad sólo hemos procrastinado.

También hablaba de otras cosas como leer artículos sobre fitness y salud en lugar de ir al gimnasio por poner otro ejemplo.

Lo dicho, que sin darnos cuenta nos trampeamos el cerebro, o el cerebro nos trampea, no sé. Sentimos la satisfacción del deber cumplido pero es una ilusión.

Pues nada, he creído interesante compartir esto con vosotros, porque siempre os animo a tomar decisiones, a darle un vuelco a vuestra vida a volveros más esto y más lo otro y, al final, de tanto hablar, pensar y leer sobre tema quizás te cueste arrancar y hacer algo que sea beneficioso a la larga y te estás trampeando sin querer ni sin saber por qué no arrancas y claro, quizás te frustres y decidas que mejor sigues como estás.


Yo intento darte los recursos que buenamente puedo y escribir un montón de posts sobre motivación, pero que si te quedas ahí, en el buen rollito que genera entender la idea de forma intelectual pero luego la vida sigue igual quizás te interese echarle un ojo a mi recién estrenado servicio de mentoría y te llevo más de la mano.

Visita la pestaña que encontrarás en la barra superior y descubre cómo puedo ayudarte a cargarte de una vez la procrastinación y conseguir mantener el equilibrio entre lo que deseas y todo lo que puedes conseguir.