Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

La introspección, la ignorancia y el retorno a la presencia

Slow Lou

curso meditacion online

Último post del año... Las bitácoras normalmente son ligeritas, pero te aviso de que ésta viene intensa, espero que te inspire y te anime.

Hoy te traigo un fragmento del audio número 6 del curso "Retorno a la Presencia", lo he reeditado para lectura y he obviado las partes donde nos paramos a meditar. Mi intención es que veas el potencial tranformador de este curso y que si tienes más curiosidad te pongas en contacto conmigo.

En la newsletter del domingo te invité a comprarlo por un precio especial (tienes más información: AQUI) pero el template se puso tonto y los botones no funcionaban, así que bueno, como nadie es perfecto y las prisas no son buenas he pensado que sería buena idea dejarte echar un ojo al interior del curso para animarte a no dejar pasar la oportunidad de regalártelo estas fiestas.

Allá vamos...


La mente occidental está orientada hacia la información. En temas filosóficos y éticos, por ejemplo, tendemos más a disertar, juzgar y opinar que a actuar en consecuencia, más aún si la práctica requiere de mucho tiempo y esfuerzo y no viene acompañada ni de remuneración económica ni de reconocimiento por parte de los que nos rodean.

¿Quién querría invertir tiempo y energía en algo que no sabe realmente dónde o cuándo va a terminar? ¿Quién querría invertir tiempo y energía en algo que no va a ser aplaudido o reconocido por otros?

 

Si estás aquí hoy supongo que es porque entiendes, aunque sea de manera intelectual, la imperiosa necesidad de volcar nuestra búsqueda hacia dentro, de dejar de caminar en pos de un horizonte que se aleja cada vez que nos acercamos y de convertir dicha búsqueda en una práctica de transformación interior.

Las respuestas están en el silencio, un poquito más abajo de las ideas, las disertaciones, los momentos de salvar el mundo con un café entre las manos, y sobretodo mucho más abajo de los prejuicios y los conocimientos. Las respuestas aparecen cuando dejamos de preguntar y comenzamos simplemente a escuchar.

Hay tanto caos de pensamientos y emociones y tanta confusión en nuestra ignorancia* que nos cuesta ver el resultado del esfuerzo y tiempo que requiere este trabajo.

 

Es necesario parar para escuchar y poder así dejar de creernos nuestros pensamientos, dejar de abandonarnos a nuestros impulsos, dejar de desequilibrarnos con nuestras emociones... es normal que hasta hoy nos haya resultado más sencillo acumular información, intelectualizar la idea, sumarla como otra creencia más y sentirnos bien con nosotros mismos aunque sea por un ratito.

Seguro que ya conoces el potencial de la práctica de la meditación, la calma y las revelaciones a las que podemos acceder gracias a la introspección. ¿Puedes escuchar lo que ocurre en tu mente, sin juzgar?

La información que te ha llegado hasta hoy no sirve de nada si la pones en una estantería de tu cerebro junto con el resto de creencias que, en realidad, son de las que te quieres deshacer.

Me gustaría invitarte a limpiar las estanterías de tu mente y colocar nuevas herramientas. Pero tanto la limpieza como el uso de esas herramientas no sucederán desde la filosofía ni desde la acumulación de conocimientos. ¿entiendes por qué?

 

introspeccion

 

Reflexiona sobre esto un momento:

Si tu alimentación se basase en comida procesada, grasas saturadas y azúcares y tu actividad se resumiera a un paseo de vez en cuando y muchas horas de estar sentado. ¿De qué te serviría leer sobre comida saludable o deporte? ¿lo ves? Que haya una comprensión intelectual no significa que no haya que pasar a la acción. De hecho la comprensión intelectual sirve de bien poco si realmente queremos crecer en este camino.

 

Piensa en los conceptos que hemos ido desarrollando en los vídeos del canal sobre sufrimiento, impermanencia, apegos, aversiones, compasión... ¿de qué nos sirve comprender lo que significan los conceptos si llegado el momento no los reconocemos o creemos que llegaremos a algún lugar solo por saber que existen, pero sin utilizarlos?

Te invito ahora a hacer un ejercicio de introspección para reconocer cuándo, dónde y por qué todos esos conocimientos acumulados no han sido incorporados como práctica consciente. Piensa en ello, respira, intenta recordar... ¿en qué momento lo has sabido ver pero no has actuado al respecto? ¿en qué momento ni siquiera lo has tenido presente? Deja de leer, permítete un minuto para ti mismo.

 

La culpa aquí no sirve de nada, lo interesante es tomar responsabilidad y saber si realmente hemos comprendido la necesidad de deshacernos de todas esas trampas que nos estamos haciendo constantemente. De todas esas búsquedas de felicidad ahí fuera, de todas esas asunciones sobre lo que ocurre en las circunstancias externas. ¿Realmente nos observamos al caer en ello una y otra vez? ¿Hacia donde nos lleva mantener ese paradigma? Observa...

La meditación diaria nos ayuda a reconectar con el momento presente, con lo que ocurre en nuestra mente: AHORA. El trabajo solo puede hacerse AHORA. Nos ayuda a reconocer patrones de conducta que ahora ya sabes por qué están ahí y cómo deshacerte de ellos.

 

Un ejercicio diario de introspección y auto-análisis es necesario. Sin él seguimos perpetuando un comportamiento y una creencia que nos aleja de nosotros mismos, que nos aleja del equilibrio interior y que nos sigue llevando como pollos sin cabeza hacia las causas del sufrimiento. ¿Puedes reconocerte en este comportamiento? ¿puedes reconocer tu apego y tu aversión cuando aparecen? ¿puedes reconocer como substituyes con ideas y creencias lo que no entiendes o desconoces de la realidad ahí fuera?

 

Si aún hay conceptos que no has incorporado porque no los has entendido bien, siempre puedes escribirme o incluso descargarte alguno de los libritos de la biblioteca que pongo a tu disposición no para ponerlos en una estantería junto con tus otras creencias si no para usarlos como herramienta y limpiar esas estanterías; colocar un paradigma fuerte, ecuánime desde el que actuar y no solo intelectualizar.

 

Utiliza el silencio de tu mente, el que está ahí, detrás de todos los pensamientos, detrás de todas las emociones. Si has pasado a la acción después de leer algunos de los artículos de la web o estás en el curso de meditación, acceder a ese silencio hoy debería resultarte más sencillo que cuando empezaste. El conocimiento sobre la impermanencia de todos los fenómenos, los cognitivos también, debe ayudarte en el desapego hacia el caos mental que crees que es constante y al que le has dado poder hasta hoy.

 

cambio de paradigma

Ese caos mental no tiene consistencia ninguna, solo tiene el poder de la atención que tú le prestes. Desde hoy puedes comenzar a soltar y poner tu intención en los nuevos conceptos que, quizás, hasta hoy solo eran meras intelectualizaciones. Pero para eso hay que callar, respirar, escuchar, aceptar y dejar ir.

Un ejercicio de introspección es necesario. Si quieremos limpiar las estanterías en lugar de seguir acumulando ideas lo primero que debemos hacer es mirarlas de frente y aceptar lo que hay ahí por muy sucio o muy bello que nos parezca.

Observa, el ruido en tu mente no te pertenece, son ideas, conceptos, recuerdos del pasado, expectativas y miedos de futuro. No es que no existan, no es que debas mirar en otra dirección, todo lo contrario.

Hay que mirarlo de frente y, quizás por primera vez, verlo como algo que está ahí pero que no tiene fuerza ninguna, que no significa realmente nada más que el paradigma que te has construido hasta hoy. Es tan fuerte o tan débil como tú decidas que sea.

 

Aprender de nuestro caos mental, verlo, descubrir lo que nos decimos, lo que nos creemos... lo que opinamos sobre los demás, sobre la vida... lo que queremos tener y de lo que queremos huir... todo esto solo pone de manifiesto el apego, la aversión y la necesidad de control que hemos desarrollado durante años por dos motivos: por ignorancia y por no saber hacerlo de otra manera.

 

Hoy estás preparado para darle la vuelta a la búsqueda y, como te he comentado antes, dejar de mirar ahí fuera para encontrar respuestas y comenzar a observar dentro para ver que, en realidad, todo es más sencillo de lo que parece.

 

Hoy tienes los conocimientos, hoy es momento de ponerlos en práctica quizás por primera vez.

Siempre puedes revisar algunos de los textos en la sección "tu mente", si alguno de los temas que te expongo no acabas de comprenderlos puedes pasearte por los textos para miembros (puedes subscribirte a la newsletter a pié de artículo).

Tienes todo el tiempo del mundo pero el trabajo solo puede ocurrir AHORA.

Respira naturalmente, permítete conectar con tus sensaciones físicas, reconocer tu entorno... la temperatura de la habitación, las tensiones corporales, respira.

Cualquier sonido en el exterior desaparece, no te apegues a él, no lo juzgues, enfócate en tu respiración y en el silencio de tu mente.

Mantente ahí durante los próximos minutos y, cada vez que un pensamiento ocurra date cuenta de cuál de los errores está despertando. ¿es apego? ¿es aversion? ¿es intelectualización? ¿es miedo o necesidad de control? Respira... observa... 


¿QUIERES PARTICIPAR DE UN CURSO EN AUDIO QUE PUEDES LLEVARTE A TODAS PARTES?

¿QUIERES PASAR A LA ACCIÓN Y DAR UN SALTO ENORME HACIA LA LIBERACIÓN DEL SUFRIMIENTO?

¿QUIERES ENTENDER CÓMO CAMBIAR TU PARADIGMA SIN NECESIDAD DE EJERCICIOS COMPLEJOS?

RETORNO A LA PRESENCIA TE LLEVA PASO A PASO EN ESTE CAMINO Y HASTA EL 5 DE ENERO LO TIENES EN PRE-VENTA A UN PRECIO ESPECIAL

 

(*)Ignorancia: desde la perspectiva budista somos ignorantes en cuanto que no vemos la realidad por lo que és si no a través de nuestras creencias y limitaciones físicas y de conocimiento.