Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

Meditar cada día

Slow Lou

Estaba leyendo hoy un artículo sobre las rutinas en los monasterios zen en el que explica que los monjes al despertarse y antes que nada limpian su habitación, aunque aparentemente no esté sucia, limpian sobre limpio por decirlo de alguna manera. No sé si es algo únicamente zen o otras tradiciones también usan la limpieza, aunque práctica, de un modo simbólico.

Y para qué sirve meditar...

La creación y destrucción de mandalas, la meditación caminada y otras actividades como el tai-chi son también otros ejercicios de observación mental y prácticas del sati (la práctica origen del mindfulness).

La meditación ocurre en la mente. La mente la llevamos a cuestas todo el tiempo y siempre que no necesitemos ejercitar de manera muy intensa el intelecto, podemos meditar.

Después de varios años de yoga comencé a meditar sentada, recitando mantras, respirando, mirando una vela. Practiqué durante un tiempo meditación en los chakras y durante muchos años, y aún hoy, meditación analítica aprendida en el centro budista Nagarjuna de Barcelona.

Pero hasta que no he incorporado la mente meditativa a mi día a día la verdad es que no me he dado cuenta del potencial tan grande que tiene esta práctica. Porque al final el problema era que no sabía realmente para qué meditaba y hay que saberlo.

La motivación y los objetivos detrás son tan importantes que sin ellos la meditación es absolutamente superficial.

Intelectualmente "sabía" que la meditación me ayudaría a generar compasión, a desarrollar paciencia, a aceptar la vida como venga, pero la idea se quedó durante años en una quimera por falta de comprensión sin importar cuánto practicase.

La vida del monje budista no se resume a  recitar mantras y meditar y mucho menos la del budista laico. Hay muchas más cosas que comprenden el Noble Camino Octuple y la meditación sólo concierne dos de las ocho etapas.

Lo que vengo a decir es que no es necesario sentarse media hora a recitar Ohm Mani Padme Hung ni intentar poner la mente en blanco para practicar meditación. Que es más importante tener una vida con motivaciones, conocimientos y acciones en línea con esa calma, ecuanimidad, paciencia y la compasión que queremos generar que sentarse media hora al día para que se calle el jaleo mental.

Meditar cada día me ha servido para que mis miedos me resulten más evidentes, que mis expectativas se relajen un poco y que mis acciones sean, en medida de lo posible, más acorde con la teoría que quiero aplicar a mi vida.

El alivio del estrés es un beneficio añadido, pero el jaleo mental, las mentiras que me digo a mí misma cada día y la desconexión de mi "yo interno" (que son los que al final generan sufrimiento) son como el polvo de las estanterías o los pelos de gato en el sofá: no hay resultado permanente, hay que seguir limpiando.