Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

La mentalidad de escasez: otra forma de boicot.

Slow Lou

mentalidad de escasez
Somos la generación que debía tener todo lo que desease, ¿te acuerdas? Aquella que podía acceder a la universidad porque nuestros padres ya venían de una generación que se lo luchó para ponérnoslo un poco más fácil a nosotros. Unos padres que gracias a esa lucha nos recordaba día tras día que el dinero no sale de los árboles, que si quieres algo tienes que trepar en la sociedad y que no debíamos gastar lo que no teníamos.

Esos mensajes cargados de postguerra y cartilla de racionamiento, de acaparamiento de suministros, de inversión y de carrera segura que te diese trabajo fijo... ellos también tienen padres.

Y aquí estamos nosotros, con nuestros estudios y nuestros 800 euros al mes con los que pagamos a duras penas el alquiler (porque ya se nos quitó la idea de que podíamos comprar) o la hipoteca (porque se nos dijo que alquilar era tirar el dinero). O quizás no, quizás tengas un trabajo que paga muy bien por el que te dejas la espalda y las relaciones familiares y una sensación de que la vida debería ser más que eso, pero claro debes ser agradecido porque tienes un buen curro y muchos ya querrían y bla bla bla...

Obviamente hoy quiero hablarte de la mentalidad de escasez.

Al margen de que muchos llevamos en el subsconsciente una fuerte carga de miedo a no tener suficiente, de culpa por no haber terminado la carrera (o no trabajar de lo que se supone que hemos estudiado) o creencias del tipo mejor malo conocido que bueno por conocer, quizás eres de los que desarrollaron mentalidad de escasez por lo que se les enseñó de pequeños sobre el dinero. Aprendimos que la riqueza sólo viene por cuatro caminos:

• vienes de familia de bien
• te deslomas a trabajar
• haces trampas
• te toca la lotería


Y claro, como ni venimos de familia bien y somos buena gente que no quiere hacer trampas, si dejamos la lotería como opción menos plausible sólo nos queda la segunda: deslomarnos a trabajar. ¿Quién se apunta?

También tiene mucha responsabilidad el mundo del cine y la televisión que nos muestra a la gente rica como pedantes y arrogantes, egoistas e incluso maleducados. O la corrupción dentro del gobierno, no, no me olvido...

Si en nuestra mente se cristaliza la idea de que esa es la imagen de persona con dinero (pedante, egoista, corrupto), pues otro ladrillo en el muro que nos separa de nuestros sueños económicos.

Pero tampoco se trata de ser rico y no es de eso de lo que quiero hablarle, se trata de ver las cosas por lo que son y comenzar a superar el autoboicot que supone tener una mentalidad de escasez.

¿Sabes que la mentalidad de escasez es contagiosa? Si tus padres la tienen probablemente tú la tendrás, si tus amigos la tienen probablemente te la pasen como un resfriado... en este blog encontrarás un montón de artículos que te animarán a generar compasión, otros donde te hablaré de la importancia de la paciencia pero hoy quizás suene mal lo que te voy a decir: huye! Reconoce los mensajes limitantes que oyes a tu alrededor, huye como de la peste de la mentalidad de escasez de otros (no de los otros si no de los mensajes, que quede claro) si quieres comenzar a sentir que puedes liberarte de esa carga.

Tan pronto como identifiques en ti la mentalidad de escasez busca evidencias que la contradigan: llegas a pagar los gastos, te has comprado algo de ropa esta temporada, incluso has salido este mes a tomar algo un par de veces.

¿Que dices? ¿que te gustaría tener más? Quizás te choque si te digo que no, que en realidad lo que te gustaría sentir es que no necesitas más y eso viene con la mentalidad de escasez, no con la cantidad de dinero.

Déjame recordarte que todo empieza en tu cabeza y que las películas que nos montamos pueden ser tan reales como queramos que sean. Puedes releer el artículo "Tu mente no distingue lo real de lo imaginario" La buena noticia es que el mundo se corresponde con lo que creemos de él y eso vale tanto para lo malo como para lo bueno.

Puedes comenzar haciendo una lista objetiva de la cantidad de cosas que tienes, del apoyo familiar que tienes, recordar todas las cosas bonitas que tienes por casa y comenzar a usarlas, puedes dejar de acaparar por si acaso: menos es más para una mente en equilibrio. Hazlo cada día, hazlo de forma consciente y agradecida, verás como poco a poco la mentalidad de escasez se deshace.

También puedes reconocer que hacerse rico no tiene que ver con ser avaricioso ni hacer trampas si es que tienes esa mentalidad, o que no es para ti o, aun peor: que no te lo mereces. ¿por qué? ¿de verdad puedes responder a esta pregunta con algo coherente?

Nos sentimos muy identificados con nuestras creencias, las defendemos a capa y espada y las usamos como razonamiento cuando las cosas nos salen mal o no tenemos fuerzas ni ganas para cambiar la situación.

Quiero dejarte con buen sabor de boca: la mentalidad de escasez es una creencia más y, como todas, puede transformarse. Sé honesto contigo mismo y haz un pequeño escrutinio sobre qué partes de tu ego esa creencia está intentando proteger.

Si te sientes perdido y no sabes por dónde empezar te recomiendo este curso de Sandra de Presente Simple donde paso a paso te va a ayudar a transformar tu mentalidad de escasez en mentalidad de abundancia, sin trucos, sin magia, con la comprensión y la claridad que acompaña a todo lo que Sandra hace. ¿Te apuntas?