Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

Reciclar sí, pero mejor reducir

Slow Lou

por P.delavega

En nuestra vida diaria, estamos rodeados de campañas sobre el reciclaje, algo que las Administraciones han aprendido muy bien a hacer, pero, ¿qué hay del reducir nuestros residuos?

Reciclar es un punto muy importante a la hora de contribuir con el medio ambiente, pero más importante aún es reducir la cantidad de residuos que generamos, especialmente los residuos derivados del excesivo embalaje de los productos que adquirimos. Residuos que con pequeños gestos y un poco de concienciación podemos evitar.

En el año 2013 (últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística), cada español generó de media 1,28Kg de basura al día, lo que supone un total de 467,6 Kg de basura por habitante al año. Quizá no te parezca mucho, pero ¿y si multiplicamos una media de 1Kg al día por habitante por el número de habitantes de Europa? Obtenemos una generación de más de 200 millones de toneladas de residuos urbanos al año, lo que supone un desafío tanto a nivel medioambiental como a nivel de gestión de estos residuos.

Aunque tenemos ejemplos muy conocidos como la familia Jhonson, no se trata de conseguir vivir una vida cero residuos, sino de adquirir pequeños hábitos que nos pueden llevar a reducir nuestros residuos incluso más de la mitad. Algunos hábitos y costumbres que puedes empezar a modificar hoy mismo son:

Comprar fruta y verdura sin envases. Esto se puede conseguir en fruterías o mercados de toda la vida, donde puedes evitar utilizar esas bolsas de plástico transparente que en las grandes superficies obligan a usar incluso para comprar una única pieza de fruta. A veces se nos olvida que la mayoría de frutas y verduras ya tienen su propia protección natural, la piel, y que no necesitan un revestimiento de plástico para protegerlas.

Evitar comprar otros alimentos que habitualmente se venden envasados en bandejas de poliespan, ya que su fabricación es muy contaminante. Como alternativa, podemos llevar nuestras propias tarteras o recipientes donde el tendero nos lo podrá colocar directamente, evitando producir cualquier tipo de residuos. Os aseguro que, aunque con sorpresa, normalmente no podrán ningún tipo de reparo y puede que el resto de consumidores tomen ejemplo.

• En el caso de las mujeres, la utilización de la copa menstrual, cada vez más conocida en España junto con compresas y salvaslips de tela, disminuyen drásticamente la generación de residuos derivados de la higiene intima de la mujer durante la menstruación. Además, también se evita el gran impacto ambiental que supone la fabricación de estos productos, en los que se utiliza gran cantidad de blanqueantes químicos. Aunque algunas mujeres pueden ser reticentes a usar métodos reutilizables, en internet se pueden encontrar miles de opiniones a favor de ellos.

Algunos otros ejemplos de cómo reducir nuestra generación de residuos son comprar en tiendas a granel, utilizar servilletas de tela en vez de las de papel de un usar y tirar (y lo mismo con los pañuelos), llevar siempre encima una botella reutilizable para evitar comprar botellas de agua no reutilizables, usar los folios escritos por una sola cara como hojas en sucio, sustituir las maquinillas de afeitar desechables por maquinillas de toda la vida en las que sólo se cambia la cuchilla...

Por último, y quizá sea lo más importante, examinar nuestra forma de comprar. Estoy segura de que si todos analizáramos los productos que compramos habitualmente y los comparáramos con otras alternativas, nos surgirían muchas formas a contribuir a evitar que nuestro planeta se convierta, en definitiva, en un vertedero.

¿Te ánimas a aportar tu granito de arena?

Artículo escrito por P. de la Vega Puedes seguirla en su Instagram