Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

Respira tu vida

Slow Lou

respirar bien
Seguramente sabes que es importante respirar. Y seguramente hayas parado a inhalar y exhalar profundamente unas cuantas veces en muchos momentos importantes de tu vida: antes de una entrevista o una presentación, cuando te enfadas, cuando quieres relajarte...

Pero quizá no te hayas parado a pensar en la importancia de este gesto. Suena obvio decirlo, pero sin respirar, sin ese gesto que realizamos tantas veces al día de forma inconsciente y superficial, no habría vida. Sin aliento, nuestro cuerpo no sería más que una masa de músculos y huesos sin propósito ni dirección.

Si se realiza de forma consciente, la respiración tiene dos funciones importantísimas: la de nutrición y la de limpieza y drenaje. Quizá lo de nutrición te suene un poco raro, pero piénsalo bien: cada día ingerimos una cantidad estimada de 1 kilo de comida, 2 litros de agua y 13.000 litros de aire. Podríamos sobrevivir sin comida y sin agua un tiempo (aunque no sería muy agradable, la verdad), pero sin respirar no podemos vivir más de un minuto. ¿Cuál es entonces nuestra fuente principal de alimento?

Y fíjate si es sabia la naturaleza, que creó el órgano maestro de la respiración con un tamaño adecuado a la importancia de su labor: los pulmones son el órgano más grande del cuerpo humano, con un volumen que puede aumentar hasta 6.000 centímetros cúbicos. El problema viene de que normalmente sólo usamos 600 o 700 centímetros cúbicos de nuestra capacidad, lo que deja siempre una parte de aire estancado en nuestros pulmones e impide que nuestros alveolos lleven a cabo eficientemente su labor de limpieza. ¿Consecuencia? No obtenemos oxígeno suficiente y los tóxicos se van acumulando en la sangre, llegando a producir una buena variedad de enfermedades y dolencias. Así que la próxima vez que te descubras respirando superficial y débilmente, como nos pasa en muchas ocasiones, ya sabes lo que tienes que hacer...¡usa tus enormes pulmones! :D

A nivel físico ya sabes que la respiración es un intercambio de oxígeno, nitrógeno y otras sustancias que contiene el aire. Pero a un nivel más sutil, los yoguis hablan de un aumento e intercambio de prana. El prana vendría a ser algo así como la carga electromagnética del aire, y según los yoguis, es la fuerza vital que fortalece mente y cuerpo y que hace posible que estemos vivos. La cantidad, la calidad y la capacidad de circulación de prana en nuestro cuerpo establece la base para que nuestra vida sea creativa y para que estemos sanos y vitales. (Si quieres saber más puedes echar un ojo a éste artículo)

Resumiendo:

Tu forma de respirar determina la calidad de tu vida. Así de claro. Es la medida más constante de la vitalidad y el fundamento de nuestra conciencia. Para los yoguis, la respiración o Pranayama es una herramienta básica, y su dominio es fundamental para abrirnos a las emociones y a la creatividad, reforzar la salud y desarrollar la concentración. De hecho, respiración y pensamientos están íntimamente interconectados, y las variaciones en una afectan a los otros. Seguro que lo has experimentado alguna vez: cuando te pones nervioso tu respiración se agita, y cuando te calmas pasa lo contrario, ¿verdad? Lo genial de esta conexión es que, siendo conscientes de nuestra forma de respirar, podemos controlar nuestros pensamientos y emociones, resultando en una calidad de vida mucho mayor.

Y por si no tenías bastante, otros beneficios de una respiración adecuada son los siguientes:

• Calma la mente y equilibra el sistema nervioso
• Incrementa el flujo de prana en nuestro organismo.
• Purifica la sangre.
• Atrae la mente hacia el presente y favorece la meditación.
• Desarrolla la calma, la paciencia, la claridad mental.
• Actúa como antidepresivo, estimulando la acción de las endorfinas.
• Equilibra el PH corporal (equilibrio ácido-alcalino).
• Abre y activa los canales energéticos del cuerpo.

Espero que después de esta parrafada seas un poquito más consciente del poder de la respiración en tu vida. Si la respuesta es sí y quieres aprender a respirar mejor, empieza por ser más consciente de este gesto en tu día a día. También puedes probar con la respiración larga y profunda, una técnica muy usada en Kundalini Yoga.

Puedes realizar este ejercicio tumbada o sentada, como estés más cómoda.

Debes dividir mentalmente tu inhalación y exhalación en tres fases:
•Respiración abdominal
•Respiración torácica
•Respiración clavicular

Al inhalar, relaja profundamente el abdomen y deja que se hinche suavemente con el aire que entra por tus orificios nasales. Puedes empezar apoyando la mano en el ombligo para sentirlo más claramente. En una segunda fase, permite que la caja torácica se ensanche, abriendo las costillas y permitiendo que los pulmones se expandan lateralmente. Para sentirlo, puedes dejar una mano en la zona abdominal y colocar la otra a la altura de las costillas flotantes, en un lateral. En la tercera fase, la clavicular, relaja la zona superior del tórax y deja que el pecho se eleve y se abra con suavidad para llenar la parte superior de los pulmones. Retén el aire unos segundos, percibiendo la plenitud, y empieza a exhalar también en fases: primero la parte superior del pecho, después la zona torácica, y finalmente el abdomen, que se recoge hacia la columna. Cuando hayas expulsado todo el aire, comienza de nuevo a inhalar desde el bajo abdomen. Y así sucesivamente 

"Como se mueven las hojas en el viento, su mente se mueve con la respiración." (BKS Iyengar)

Cuando respiramos nuestra vida, todo cambia. ¿Te atreves a cambiar?