Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

Sana tu Niña Interior

Slow Lou

sana tu niña interior
En el último artículo te expliqué quién es tu Niña Interior y cómo el trabajo con ella te permite de forma sencilla y amorosa reparar tu pasado. Empezamos a conocer nuestra niña interna, a escucharla y aceptarla.

Si no leíste el post, te sugiero que empieces por aquí antes de continuar.

Si ya conoces a tu Niña y has empezado a conectar con ella, hoy te invito a profundizar un poco más. En este artículo aprenderás cómo sanarla para poder vivir siendo más libre y feliz.

¡¡¡Vamos allá!!!

EJERCICIOS PARA SANAR TU NIÑA INTERIOR


1. Visualización para conectar tu “yo adulta” con tu “niña interior”.

Este ejercicio es muy poderoso y revelador. Para hacerlo necesitas reservarte unos minutos.

Busca un espacio en el que te encuentres tranquila y comienza a relajarte.
Cierra los ojos y conecta con tu respiración.

Cuando sientas que te encuentras en un estado de calma interior, imagina que estás en un bosque. Bajas muy lentamente por un sendero al final del cual encuentras una casita de madera en la que vive tu Niña Interior. Llamas a la puerta, tu niña te abre y te invita a entrar.

Fíjate en la edad que tiene (de todas las etapas de tu niña, te encuentras con aquella que más te necesita en estos momentos).
Pregúntale: ¿Qué puedo hacer por ti? ¿Qué necesitas?

Una vez obtienes la respuesta, la abrazas y le brindas todo tu amor. Le dices que vienes del futuro para ayudarla, que nunca más se va a sentir sola ni desamparada porque tú siempre vas a estar ahí para lo que necesite.

Cuando así lo sientas, te despides de ella diciéndole que volverás cuando lo necesite.
Luego subes de nuevo el sendero lentamente, regresando al bosque, y cuando estés preparada abres los ojos.

Te recomiendo que apuntes en una libreta la descripción de tu Niña y el mensaje que te ha dado.

2. Escribe una carta a tu Niña Interior desde la adulta que eres ahora.

Ahora que sabes cómo se siente tu Niña y qué necesita, escríbele una carta diciéndole todo aquello que te surja desde tu corazón.
Puedes decirle, por ejemplo, que la quieres, que te comprometes a cuidarla y atenderla como se merece.
Puedes explicarle qué es lo que vas a hacer a partir de ahora para atenderla. O decirle que puede confiar en ti, que pase lo que pase estarás ahí para ella, que la escucharás y cuidarás.

No importa si es un escrito largo o corto, o lo que le comentes, sino que seas muy sincera y le hables desde lo más profundo de tu esencia.

3. Detecta tu voz crítica.

¿Permitirías que alguien hiciera daño a tu hijo?, ¿Que lo insultaran? ¿Dejarías que lo amenazaran y asustaran?
Seguro que no, ¿verdad? Pues esto es lo que haces contigo misma muchas veces…

Todas tenemos un “juez interno” que se disfraza de pensamientos negativos, culpa, miedo, crítica, etc. Es una parte que tenemos “oculta” que hace que distorsionemos la realidad y nos acabemos muchas veces boicoteando.

(nota de edición: lee el artículo La Bestia detrás de la Bella de Sandra Garcia)

Es importante que identifiques los pensamientos y creencias que te están limitando y que tienen su origen en algún bloqueo de la infancia.

¿Cómo?

Presta atención cada vez que te digas a ti misma “no debería…” o “no puedo…”.
Apunta por escrito ese pensamiento para empezar a poner conciencia sobre él e intenta recordar en qué momento o etapa de tu infancia pudo tener origen.

4. Conecta con tu cuerpo.

Si un sentimiento o emoción no se expresa, queda acumulado en nuestro cuerpo físico. Los bloqueos emocionales que ha sufrido nuestra niña han dejado también su huella en él.

Es importante que sientas donde se han situado esas tensiones y las identifiques para poder dejarlas marchar.

Te recomiendo que eches un vistazo a este artículo donde te hablo de ello: Escucha el mensaje de tu cuerpo.

5. Investiga acontecimientos de tu infancia.

Si puedes, y te sientes preparada para ello, intenta profundizar en aquellos hechos que pudieron influir en el desarrollo de tu infancia hablando con familiares, conocidos…

Es importante que sepas que una gran parte del dolor que sientes no es tuyo. Es debido a que la persona o personas que te cuidaron sufrieron situaciones difíciles emocionalmente.

Entender cuál fue el motivo del sufrimiento de nuestros cuidadores permite comprender por qué nuestras necesidades no fueron cubiertas.

Comprender que nuestros padres o cuidadores no pudieron hacerlo mejor (y que ellos mismos cargaban con niños interiores lastimados), nos aporta claridad. Pero eso no quita que reconozcamos que hubo situaciones que nos dañaron, que esa energía dolorosa se ha quedado retenida en nuestro interior y tengamos que sanarla.

Ahora nosotras somos las responsables de lo que nos hacemos a nosotras mismas. Tenemos la responsabilidad de sanar estas heridas y retomar el control de nuestras propias vidas.

6. Acepta y perdona.

Lo más probable es que trabajando con nuestra Niña Interior aparezcan recuerdos de la infancia que son dolorosos. Es normal, forma parte del proceso. No tenemos que intentar cambiar eso ni reprimirlo. En estos casos tenemos que permitirnos abrazar el dolor.

Tu Niña tiene razones para sentirse como se siente, respétala, escucha su dolor. ACEPTA.

Si aparece una situación de este tipo, piensa que tienes una gran oportunidad para reparar una situación que tu Niña no pudo manejar en la infancia (por falta de edad, porque no tenías los recursos, por no contar con el apoyo adecuado, etc.). Entonces es cierto que no podías, ¡pero ahora ya sí que puedes!

Desde la persona adulta y amorosa que eres hoy estás capacitada para cuidar y atender a tu Niña a través del amor, la escucha y la comprensión hacia ella.

7. Si sientes que lo necesitas, solicita acompañamiento.

Con este artículo sólo pretendo que seas consciente de esta parte tuya que es tu niña interna y darte claves prácticas de cómo comenzar a sanarla.

Si sientes que éste es un trabajo para ti y quieres seguir profundizando en él, no dudes en solicitar un acompañamiento profesional que te pueda ayudar, desde un espacio de respeto y seguridad, a identificar qué etapas concretas de tu niña están heridas, cómo te influyen en el momento actual y te apoye a superarlas.

(nota de edición: Mónica Delgado ofrece este servicio, ponte en contacto con ella en hola@terapiasmonicadelagado.com)

****

El trabajo con la Niña Interior es muy amplio. Aquí te he mostrado una parte tan solo, pero, si practicas lo que hemos visto, sin duda tu vida mejorará exponencialmente.

Dime, ¿te ha quedado alguna duda? ¿Tienes alguna consulta sobre la Niña Interior? Si es así, pregúntame y te responderé encantada.