Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Lo + nuevo

LOURDES PEREZ ONLINE

Cómo vencer la procrastinación de una vez por todas

Slow Lou

como dejar de procrastinar
¿Sientes que se te acaba el tiempo? ¿Que ya no llegas a cumplir tus metas, que es demasiado tarde para alcanzar tus objetivos? ¿Que si hubieras empezado antes o las circunstancias fueran diferentes... ? Sabes que no eres la única y que en tus conversaciones frente a un café tienes amigos que hacen las mismas reflexiones.

Pero seguro que también conoces a otras personas que terminan sus proyectos (ya sean laborales o personales), que consiguen lo que se proponen o que le dan la vuelta a una situación que a ti te parecía imposible.

¿Y las obligaciones del día a día? las que una vez resueltas ayudan a que todo fluya mejor en el trabajo, en el hogar, con tu salud, con tu felicidad, ¿sueles dejarlas para el último minuto?

El mayor problema de ser procrastinador no es que se quedan cosas sin hacer, es que genera una sensación de frustración y culpabilidad que te baja la autoestima, que te hunde en una actitud apática y que la mente se inventa mil trucos para no reconocer de donde vienen los problemas y consecuentemente no se solucionan.

Cómo dejar de procrastinar


Creo que deberíamos entender antes que nada cuáles son las causas que nos llevan a desatender obligaciones o pequeños objetivos que nos llevan a un objetivo mayor. No estar de humor o entretenerse con otras cosas menos necesarias no son el motivo en sí, son sólo excusas que se usan para no enfrentarse a una tarea que requiere esfuerzo o que te pone en una situación incómoda.

Yo he dividido las causas de la procrastinación en cuatro:

Percepción de dificultad:

Tanto las personas que procrastinan como las que no, son conscientes de que hay tareas que son más difíciles, aburridas o estresantes que otras pero hay una diferencia clave:

Los no procrastinadores empiezan inmediatamente porque saben que una cosa es como lo percives a priori y otra es como lo experimentas una vez en el lío y en realidad, en la mayoría de los casos, no hay para tanto. Premisa: cuanto antes empieces antes tienes respuestas y antes dejas las cosas hechas.
Los procrastinadores se quedan en el estado de observación de una fantasía mental: lo difícil, lo aburrido, lo estresante se hacen tan reales que les impide actuar, que miren rápidamente en otra dirección y encuentran cualquier excusa o cosa que hacer para no atacar el tema en cuestión y lo que les llevaría a conseguir sus objetivos, queda por hacer.

Sensación de seguridad:

Cuando procrastinamos tendemos a crear una falsa sensación de seguridad que nos convence de que las cosas se pueden hacer más tarde, más rápido, mañana... que hay tiempo. Lo malo es que en muchas ocasiones acabamos por no hacer lo que teníamps que hacer, o lo hacemos con menos calidad que si nos hubiésemos organizado mejor y nos hubiésemos dado el tiempo mental y material para poner toda la atención y la calma necesarias. Cualquiera que sea el resultado desarrollamos emociones que desembocan en sensación de fracaso, de frustración.

Estar desmotivado:

Las personas que procrastinan creen que las que no lo hacen trabajan más por sus metas simplemente porque están más motivados, y que si ellos procrastinan es porque no hay motivación. Bien, no es ninguna sorpresa si digo que en realidad los que no procrastinan la mayoría de veces no están de humor pero tienen una mayor autodisciplina.
Esperar a estar de humor para hacer algo que es difícil, aburrido o estresante, es esperar para siempre.

Miedo al fracaso:

La mayoría de los procrastinadores dejan de cumplir con los objetivos que tienen marcados o con las obligaciones que les corresponden simplemente por miedo a no hacerlo lo suficientemente bien. Tienen miedo a que su autoestima se vea menguada si no consiguen realizar la tarea al nivel de las espectativas suyas o de los demás.
Muchas veces ni siquiera son conscientes de que el perfeccionismo y la procrastinación van de la mano.

...
Con el tiempo me he dado cuenta de que no hay más lugar ni tiempo para las excusas y que si estoy procrastinando sólo me engaño a mí misma si me digo que necesito más preparación, más estudio, mejor organización y por todo esto no avanzo.

Primero hay que darse cuenta de que procrastinar no es sólo un problema de productividad ni una pérdida de tiempo, procrastinar es el resultado de un problema personal más profundo y no hay que perder más tiempo en atacarlo de frente.

Ser procrastinador empapa nuestros comportamientos más allá del trabajo y nos lleva a la frustración, a la desmotivación por la vida en general, puede llevar a la depresión y a un estado de lucha interna constante.

Seguro que no quieres pasar un año más, cinco, una década, pensando en lo que pudo ser y no fue. Culpando a las condiciones externas, a la falta de motivación o a que la vida es difícil. Si otros pueden (y en peores condiciones muchas veces) tú también, y nunca es tarde para empezar.

Así que mi slowconsejo de hoy para superar la procrastinación es grabarte a fuego estas frases:

• La motivación y el buen rollo que esperas para empezar no tienen por qué llegar.
• El impulso se gana haciendo, no pensando en hacer o planeando cómo hacer.
• El miedo que tienes sólo crecerá a medida que esperes más.
• Sé consciente de que la frustración es acumulativa y puedes terminar en depresión severa.
• Reconoce que quien no procrastina trabaja y lucha aunque no tenga fuerzas, ganas o las condiciones necesarias.

¿Te reconoces en alguno de estos patrones? ¿Qué estrategias usas para escapara de la procrastinación? ¿Qué nivel de autodisciplina tienes?