Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Artículos VIP

ARTÍCULOS VIP

Autodisciplina y Objetivos III - 5 Herramientas para ponerte en acción

Slow Lou

Estamos ya en la tercera entrega de artículos bajo el título autodisciplina y objetivos. Espero que te estén dando no sólo herramientas si no también motivación. ¿Has implementado ya algún cambio? O por el contrario ¿estás intelectualizando lo que te digo porque suena bien pero aún no has movido un dedo?

En el ejercicio de la primera semana decidimos cuáles eran nuestras prioridades y en qué momento y cómo nos desviábamos de nuestros objetivos.

La segunda semana profundizamos sobre qué se necesita para mantener un nuevo hábito o seguir atacando objetivos.

Hoy te traigo cinco herramientas que te ayudarán a pasar a la acción. Si tienes una práctica consistente de meditación todo lo que te estoy contando este mes te resultará relativamente sencillo. Una mente fuerte, concentrada y en calma es uno de los pilares más fuertes que un ser humano puede tener. Si no meditas, igualmente, espero que lo que te cuento hoy te ponga en marcha.

Empezamos.

 

Disciplina y objetivos

 

1.- Evita distracciones y ponte recordatorios.

Da igual cuál sea tu objetivo, si requiere tiempo o sólo requiere concentración, lo más importante es ver con claridad qué es lo que nos aparta de nuestro camino.

• Deja el móvil fuera del dormitorio una vez te hayas puesto el pijama y no lo cojas hasta el día siguiente, usa un despertador convencional, por salud mental sobretodo que es la base de todas las decisiones que tomamos cada día.

• Haz desaparecer las chuches y los snacks por casa si has decidido comer saludable. (Mira mi tablero de pinterest de snacks saludables)

• Cuelga una bolsa de tela al lado de la puerta si quieres seguir la filosofía residuo cero o lleva una de esas plegables en el bolso.

• Pega un post-it en el espejo del baño con una frase motivadora que tenga sentido para ti y que te recuerde el tiempo que pierdes arreglándote las cejas o vaciando puntos negros.

• Puedes dejarte preparado el horario y los objetivos del día junto al ordenador la noche anterior.

 

2.- Organiza tu tiempo.

Deja hecho lo que te moleste tener por hacer. En mi caso por ejemplo no puedo comenzar a trabajar si la cocina está manga por hombro. Pues hago la cocina antes de currar y ya, sin drama pero sin enredarme luego con el baño, el salón, etc, que para eso ya tengo una hora guardada a las 12 antes de hacer la comida.

• Decide cuánto tiempo quieres dedicar a un proyecto concreto y mientras lo haces ten todas las apps apagadas. Ten una acción concreta a realizar cada día y concéntrate sólo en ella. ¿Necesitas autodisciplina para cerrar facebook? Es un click, tú puedes si quieres. Solo revisa las cajitas del ejercicio de la primera semana y verás cuánto tiempo y foco te hace perder.

• Si tu autodisciplina no tiene que ver con hacer cosas si no con cambiar hábitos dedica un tiempo a preparar lo que necesites y dejarlo bien a la vista con un smiley si hace falta o una notita que diga ”querer es poder” o lo que se te ocurra. Cuando queremos ir al gimnasio lo mejor es tener la bolsa preparada junto a la puerta, solo hay que coger impulso un momento, agarrar la bolsa y salir por la puerta. Si lo que quieres es comer saludable dedica un par de horas a la semana a preparar el menú, hacer la lista de la compra y comprar SÓLO lo que hay en la lista.

desmotivado

 

3.- Come y duerme bien.

La falta de una alimentación sana y un descanso de calidad afectan tu rendimiento físico y mental. Está demostrado y no tengo mucho más que aportar aquí. Quiérete, que sólo tienes un cuerpo y una mente y, aunque son muy fuertes, necesitan cuidado. Tanto el cuerpo como la mente no son de nuestra propiedad, son nuestra responsabilidad, si lo vemos desde este ángulo la historia cambia impresionantemente ¿a que sí?

 

4.- No esperes a que la motivación venga sola.

Ya te lo dije en este otro artículo:

Las personas que procrastinan creen que las que no lo hacen trabajan más por sus metas simplemente porque están más motivados, y que si ellos procrastinan es porque no hay motivación. Bien, no es ninguna sorpresa si digo que en realidad los que no procrastinan la mayoría de veces no están de humor pero tienen una mayor autodisciplina.
Esperar a estar de humor para hacer algo que es difícil, aburrido o estresante, es esperar para siempre.”

Poco más que añadir al respecto. Ponte al lío y ya. ¿No estás de humor? Puedes ponerte una banda sonora chula para tu día en youtube, pero no te quedes leyendo libros de cómo hacer/conseguir/aprender esto o aquello sin pasar a la acción porque ya sabes que no sirve de nada.

 

5.- Hazte las preguntas adecuadas.

En ocasiones, cuando perdemos el fuelle, las ganas o lo que sea tendemos a pensar que no lo vamos a conseguir y que no merece la pena hacer el esfuerzo porque las circunstancias no son favorables o la necesidad no es apremiante. Sólo tú sabes hasta que punto eso es verdad o es como el zorro y las uvas. Siempre se puede adelantar un poco, dar un rodeo, buscar nuevas opciones...

Pregúntate ¿por qué quiero cambiar este hábito? ¿por qué quiero conseguir este objetivo? ¿por que quiero terminar este proyecto? Y luego pregúntate ¿por qué no lo estoy haciendo?

El auto-boicot está a la orden del día en una sociedad tan exigente como la nuestra. Puedes leer este otro artículo ”Superar el auto-boicot

Pues esto sería todo por hoy. Te animo a que, si no has desarrollado un poco de autodisciplina aún vuelvas a los ejercicios de la primera y la segunda semanas y te los cuelgues en un lugar bien visible.

Estos ejercicios te ayudarán a generar un primer impulso basado en el conocimiento y no sólo en las ganas. La motivación no lo es todo, de hecho a veces no existe, pero los hechos y las razones para seguir adelante suelen ayudar bastante.

Ojalá que este artículo te haya dado nuevas claves o que, si ya las conocías, te anime a ponerte en marcha.