Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Kaizen para insatisfechos

Artículos VIP

ARTÍCULOS VIP

Kaizen para insatisfechos

Slow Lou

Ayer compartí en facebook un vídeo donde se muestra de un modo muy sencillo lo que es el método kaizen (kai=continuo, zen=mejora), te animo a que le eches un ojo si no lo has visto aún, son un par de minutos. Míralo aquí.

nota: kaizen viene del Japón y las imágenes son un poco mix de varios países orientales, pero vamos a quedarnos con el concepto sin más.

Yo pertenezco a la tribu de los insatisfechos, antes era de los perfeccionistas pero me he borrado, y como buena instatisfecha hace mucho que me saqué el título de insuficiente. Insuficientemente amable, insuficientemente paciente, insuficientemente generosa, insuficientemente exitosa, insuficientemente buena…

Antes no me daba cuenta y lo pasaba todo al ámbito práctico: insuficientemente limpio, insuficientemente ordenado, insuficientemente bueno… en general siempre todo se puede mejorar ¿verdad? Y no le hacía daño a nadie, pero claro, con el tiempo insuficientemente formada, insuficientemente sana, insuficientemente fuerte, insuficientemente organizada. Bueno, creo que te quedas con la copla y es obvio como llegué a las etiquetas del párrafo anterior.

No voy a airear conflictos familiares ni culpar al modo en el que fui educada porque de algún modo eso es lo que ha hecho que esté hoy aquí, dándolo todo para tú crezcas y te sientas suficiente.

El método kaizen me ha ayudado a soltar los ideales finales, a soltar la perfección y a soltar también la prisa por ser o conseguir objetivos de largo alcance. Los objetivos de largo alcance, que intelectualmente son posibles, cuando se mezclan con la sensación de insuficiencia son "objetivos de nunca alcance", no sé si me explico.

Éste sistema de mejora consistente, pequeña pero continuada, me permite mantenerme en la realidad presente, de hecho me obliga porque no se trata de llegar a un lugar, se trata de hacer, crecer, conseguir un poquito más que ayer.

Somos excelentes en usar el método kaizen para lo negativo. Hoy sólo cinco minutos más de cama, mañana el despertador ya está puesto los cinco minutos extra. Pum, así a la de una. En lugar de ir al gimnasio tres veces a la semana voy a ir una, al cabo de un mes ya no vamos, venga, otra kaizenada negativa.

Seguro que tú tienes objetivos por cumplir que comenzaron con grandes planes y se cayeron en un telediario. No necesito que me cuentes los motivos por los que lo abandonaste: las circunstancias, el tiempo, la familia, otra cosa más importante se cruzó por medio… pues no sería un gran plan ni un objetivo real o sí, pero hiciste el kaizen a la inversa y fíjate que te salió bien.

Tener grandes aspiraciones para uno mismo es muy loable, yo las tengo para mí también. Querer cambios rápidos y radicales es lo que nos puede frenar en nuestra evolución.

No hablo de tomarte las cosas con calma o de dejarlas para un momento más oportuno, hablo de pasito a pasito, un pie delante del otro, sin prisa pero sin pausa. Al loro a lo de sin pausa.

Hoy quiero pedirte que, sean los que sean tus supuestos grandes planes o tus mayores urgencias, que no pierdas más tiempo en hacer, rehacer, retocar y volver a diseñar planes de trabajo, que no procrastines lo que tienes que hacer porque “necesitas invertir una semana” en estrategias que nunca implementarás y que a partir de ahora sólo intentes dar un poquito más de ti, un poquito mejor de ti en cada aspecto de tu vida. Solo un poquito cada día.

 

Si te paras un momento a pensar seguro que se te ocurren, así de golpe, tres o cuatro cosas diarias en las que si dieras un poquito más, si te esforzases un pelín más quizás pienses que no habría diferencia.

Te doy unos ejemplos para que veas que sí:

Hacer veintiuna abdominales en lugar de veinte no es un gran paso, pero una abdominal más cada día te pone en el doble en menos de un mes.

Si dieras cinco minutos más de atención amorosa y paciente a tus hijos por la noche cuando están cansados y rebeldes a lo mejor no cambia nada, pero en una semana quizás hayáis creado un nuevo ritual de quince minutos juntos llenito de amor y calma para antes de ir a la cama.

Si en el trabajo tu escritorio está hecho un jaleo con el desorden visual (y mental) y logístico que eso supone puedes decidir no ordenarlo de golpe (porque acabará igual y tú lo sabes) pero comenzar por devolver a su sitio todo lo que coges y tirar un par de papeles pasados de fecha cada vez.

En resumen, que los grandes planes y las grandes visiones están bien, pero que un poquito más y un poquito mejor es un camino a menudo más seguro para estabilizar nuestra vida a largo plazo y, además, nos permite hacerlo en todas las áreas a la vez sin sentirnos abrumados.

Todo empieza por reconocer que un poquito es suficiente y recordar que esa insuficiencia aprendida puede que sea sólo una absurda comparación con un yo del futuro inexistente e improbable.

Me gustaría, si tienes un minuto, que me cuentes en qué áreas de tu vida te da la prisa por cambiar y si realmente estás haciendo algo al respecto o entreteniéndote con otras cosas; o por el contrario, si ya conocías el método kaizen y lo estás implementando qué mejoras a nivel práctico y a nivel de autoestima estás experimentando.