Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Artículos VIP

ARTÍCULOS VIP

¿Qué es lo más importante en tu vida?

Slow Lou

Lo más importante para ti a día de hoy es a lo que le prestas más atención, por lo que te preocupas más y en lo que inviertes más tiempo y energía.

¿Qué hay en tu cabeza todo el tiempo? no importa si es en positivo o en negativo. No importa si estás activa frente a este tema o simplemente preocupándote, lo importante es saber qué ocupa tu cabeza, tu tiempo y tu energía la mayor parte del tiempo.

Puede ser tu familia, tus clientes, tu proyecto, la casa, tus relaciones, tu carrera... ¿Qué es lo más importante en tu vida?

Considera esta pregunta desde otro ángulo.

¿Qué necesitas que fluya bien para conseguir tus objetivos? ¿Qué necesitas tener bajo control para que el resto de cosas resulten menos caóticas?

 

lo mas importante en la vida

Si a estas alturas aún no has contestado “mi salud física, mental y emocional” es que te tienes muy abajo en la lista de prioridades o que estás absolutamente desconectada del poder que tienes sobre tus pensamientos y emociones... o del poder que estos ejercen sobre ti.

En un día cualquiera en tu vida, de todas las horas de vigilia, ¿cuántas de ellas tienen tu salud física, mental y emocional como referente?

Quiero decir, cuando interactúas con tus compañeros de trabajo, con tu jefe, con tus subordinados, con tus clientes... cuando preparas un proyecto o haces cálculos, cuando diseñas, creas, corriges... ¿cómo estás tratando tu salud física, mental y emocional en el proceso?

También en casa: cuando ordenas, limpias, cocinas, vas a la compra; cuando despiertas a tus hijos, sacas a pasear al perro, conversas con tu pareja ¿dónde estás tú y tu intención detrás de cada acción?

 

Fíjate, en todo lo que haces te llevas tu cuerpo, tu mente y tus emociones con ello.

De nuevo ¿cuántas horas de vigilia inviertes en actividades que te enferman el cuerpo o la mente, aunque sea poco a poco y casi sin darte cuenta?

 

Quiero pensar que vives de un modo relativamente equilibrado: que tienes tus momentos de descanso, decides qué comer con la sabiduría por delante, descansas lo que necesitas y te ejercitas lo mínimo para darle a tu cuerpo fuerza y estabilidad, a tu corazón salud y a tu mente claridad.

Pero hay épocas en las que parece que los dolores corporales u otro tipo de malestares se van arrastrando por semanas.

Desde el dolor de espalda que siempre te acompaña hasta la indigestión, pasando por el insomnio y la falta de concentración, el mal humor, la sensación de llegar tarde a todo, de no poder con todo...

 

como parar de hacer cosas

¿Dónde pones las prioridades en momentos así?

Tu cuerpo, tu mente y tu estado emocional, quieras o no, son lo más importante en tu vida porque, sin un equilibrio, una salud y una fuerza desarrolladas por ti, cualquier cosa que emprendas, desde el trabajo hasta la familia, las actividades de ocio o los proyectos personales, todos van a estar nublados de cansancio, impaciencia, expectativas y dudas.

Sé que a veces pensamos que no podemos parar: los niños, el trabajo, la casa, los hobbies, la madre, el vecino y el perro nos sirven de razonamiento potente para no parar pero, ¿y tú?

 

La mentalidad del llegar a todo, de estudiarlo todo, de estar siempre en el centro de la solución, de ser generosa hasta límites insospechados, de arriesgar, luchar y triunfar muchas veces tiene más de película de Hollywood que de sostenible.

 

Para, puedes, te lo prometo ¿estás viviendo de acuerdo a tus valores, a tus necesidades y a tus aspiraciones?

 

7 ACCIONES PARA RECUPERAR TU CENTRO

Quizás no puedas pararlo todo de golpe durante varios días seguidos pero si puedes hacer lo siguiente:

• Decide qué cosas pueden hacer otras personas aunque no las hagan “a tu manera” y pídeles que las hagan ellos durante unos días o como nueva rutina (ya sea laboral o personal)

 

• Observa que objetivos se están convirtiendo en una carga que te obsesiona y han dejado de llenarte y suéltalos, al menos de momento: no es una derrota, es un parón para rediseñar tu actual estrategia a otra que sea más sólida.

 

• Comienza a decir que no a obligaciones que no son tuyas (cuidar los hijos de una vecina, hacer la compra de tu hermano, pasear el perro de tu madre, hacer la cama de tus hijos, ordenar detrás de tu marido... no sé, si no se te ocurren de golpe estate atenta a cuando aparezcan)

 

• Observa el sentimiento de culpabilidad que aparece cuando quieres hacerlo todo por todos y no puedes y date un abrazo enorme porque no eres culpable de nada. O el resentimiento cuando parece que nadie te ayuda y en realidad nunca la pediste o la quieres “a tu manera”.

 

• Cierra los ojos cinco minutos un par de veces al día_si hace falta enciérrate en el baño_ y conecta con tu respiración.

 

• Escucha lo que te dices y si te estás atacando date cuenta de que esas voces poco tienen que aportar a tu felicidad.

 

• Respira, mucho, lento y profundo

 

Te queda mucha vida por delante, desarrolla hábitos saludables, de preservación... ser generosa y desarrollar resentimiento y culpa no es ser generosa, es ser sumisa y cabreada. Decir que sí cuando quieres decir que no deberías reconocerlo como un acto de autoboicot, el chantaje emocional de otros es su problema, no el tuyo. A veces ni si quiera existe y nos montamos la peli solas.

 

¿Te sientes que estás al borde del colapso? Busca ayuda, hay un montón de profesionales que se dedican a guiarte en procesos de este tipo.

 

Conócete. Es el único modo de ser honesta contigo misma. Hay cosas que haces porque las has aprendido aunque no te estén sirviendo en tu bienestar, puedes dejar de hacerlas pero antes es necesario perder el miedo y reactivar tus fortalezas.

Eres grande, eres fuerte y eres valiente. Suelta lastre, obsérvate, enfrenta tus fantasmas sin miedo. Al otro lado del miedo está ese lugar de paz lleno de posibilidades de crecimiento, te lo prometo. ¿Quieres que te acompañe en el proceso? ponte en contacto conmigo.

 

No espero que creas que es un camino de rosas, pero quiero que entiendas que hay una mejor versión de ti misma que vive en consonancia con sus valores y sin dramas. No está más allá de nada, no está después de nada, está aquí, está ahora, sólo tienes que darle la mano e invitarla a salir.

Relee las 7 acciones que te propongo, no las dejes como una lectura dominguera, son útiles, en serio ¿cuáles puedes poner en práctica desde ya?

 

¿Caminamos juntas? Están abiertas las plazas al curso anual de meditación. Empezamos en dos semanas. Una nueva aventura de autoconocimiento, paciencia, concentración y mente clara están sólo a unas sesiones de distancia. Tienes toda la información en este link.