Cuéntame!

Utiliza esta tablilla para contarme lo que quieras.

Estoy abierta a colaboraciones y nuevas ideas.

Si quieres trabajar conmigo, que vaya a dar una clase o una charla, que te revise el trabajo que llevas entre manos, etc, por favor no te cortes!

Lou.

Asunto *
           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

El Compromiso (Los Cuatro Poderes Oponentes III)

Artículos VIP

ARTÍCULOS VIP

El Compromiso (Los Cuatro Poderes Oponentes III)

Slow Lou

Cualquier pensamiento que tenemos, cada conversación de la que participamos, cada acción que acometemos es causa y es efecto al mismo tiempo: es el resultado de causas previas y es en sí parte cooperante de la dirección que toma nuestra vida.

Dentro del budismo, y estoy segura que en muchas otras tradiciones esotéricas, hay prácticas que dicen quemar el karma negativo acumulado: las consecuencias que traen las acciones, pensamientos y conversaciones pasadas que estuvieron cargadas de ignorancia o mala intención y que nos han traído al mundo que experimentamos hoy.

La semana que viene hablaremos de este tema en la práctica del último poder oponente: la visualización. Pero esta semana toca ”ponernos en vereda” con el compromiso. Al menos, si no podemos evitar lo que ya llevamos encima, tenemos la capacidad de decidir qué hacer a partir de ahora.

**

¿Qué es el compromiso? Es muy sencillo, es decirte ”no voy a hacer esto más”.

**

En la práctica de la purificación los cuatro poderes oponentes son necesarios. Permíteme que recapitule un momento sobre lo que hemos trabajado hasta ahora.

El arrepentimiento es un examen de conciencia, una observación sin drama. Nos pone en el estado emocional necesario para poder literalmente sentir la necesidad de un cambio de dirección, una nueva comprensión. Nos da visión clara sobre nuestros actos, también la fuerza y la responsabilidad que la culpa nos quita y facilita el camino para dar el siguiente paso.

La conciliación nos muestra cuáles son los antídotos necesarios para que nuestra mente y nuestro corazón estén en sintonía con nuestro propósito: una vida de comprensión, paciencia y aceptación. Con estas motivaciones nuestra visión del mundo y las circunstancias cambia. Es desde ahí que, una vez desarrollada esta nueva visión, podemos pasar a practicar el siguiente poder oponente.

El compromiso.

Hay tantas cosas con las que nos permitimos ser indulgentes en nuestra mente y en nuestro comportamiento que sería imposible para mí hacer un listado de todo lo que nos tuerce en el camino hacia la liberación mental, el equilibrio interior, una vida de amor y entrega.

Ninguno de nosotros hemos venido a esta vida a ser monjes o monjas, pero estoy segura de que la mayoría queremos tener una experiencia pacífica y plena ¿me equivoco?

Quizás debiese haber hecho un listado de acciones no virtuosas (así se las denomina en budismo) en el primer artículo de esta serie, creo que quise evitar entrar en religiosidades para que fueses tú quien decidiese dónde querías trabajar. Aún así hoy creo necesario explicarte cuáles son los votos que hice yo en su momento y que son los que me mantienen atenta en mi camino hacia la iluminación.

Te animo a que analices en cuáles de ellos sueles caer más a menudo y ver desde tu perspectiva por qué estos votos son necesarios. Como digo quizás hubiese debido hacer esta lista en el primer artículo (quizás lo edite más adelante)

Los votos no son como los mandamientos, son más bien compromisos hacia uno mismo y hacia el mundo. Son los siguientes:

• Mantener un diálogo atento: esto incluye las mentiras, las conversaciones irrelevantes, los cotilleos y los comentarios con intención de manipular o herir.

• No apropiarte de lo que no es tuyo: por supuesto robar, pero también agenciarte ideas, afirmar opiniones como propias o monopolizar el tiempo de otros.

• Proteger el cuerpo de intoxicantes: esto incluye alcohol y drogas, abusar del café, la marihuana, el azúcar, etc. Cualquier agente químico o natural que nos aparte de estar en atención plena, que nos ponga en un estado de embriaguez donde las decisiones que tomamos se vuelven de dudosa claridad y los pensamientos que albergamos quedan nublados por los efectos de dichos intoxicantes.

• Proteger la vida de todos los seres sintientes: por supuesto no matar ningún animal o insecto, ninguna persona, creo que eso es obvio también. Incluyen el aborto o pagar para que otros maten por ti (industria cárnica o pesca)

• Tener una conducta sexual sana: la conexión, el respeto y el acuerdo son pilares básicos de cualquier relación sexual. Aquí no se trata de si usas preservativo o tienes sexo esporádico, tampoco juzga en ningún caso si el sexo debe ser heterosexual, homosexual o poliamoroso. Se trata de entrar en un estado de amor y entrega en el que el acto en sí sea honesto y libre de engaños. Por supuesto sí incluye entregarte a otra persona para conseguir algo a cambio, ya sea físico, social o emocional, violaciones o practicar sexo sintiéndote deshonesto contigo mismo o con otros, como por ejemplo una infidelidad.

Estos son los cinco votos para el budista laico, pero si lo sacas del contexto religioso verás como tiene sentido observar cada uno de ellos. Por nuestro equilibrio y atención mental y por la motivación altruista y sincera detrás de cada acción.

Si no las cumples no hay castigo, lo que hay es causa simplemente, todos de algún modo caemos de vez en cuando en la falta de atención y perdemos el centro. No pasa nada, es cuestión de hacer la práctica (arrepentimiento, conciliación) y comprometerte a no hacerlo más.

En estas acciones no virtuosas también se tiene en cuenta el grado de motivación detrás de la acción. Es decir, no afecta del mismo modo a nuestra mente ni a nuestro karma matar un gato con intención de hacerle sufrir para nuestra indulgencia que atropellarlo en la carretera sin darnos cuenta o que atropellarlo, darnos cuenta e inmediatamente sentir el arrepentimiento y la compasión por el animal. Son tres grados diferentes de huella kármica dentro de una misma acción ¿lo ves?

El tercer poder oponente, el compromiso, después de haber practicado los dos poderes previos de arrepentimiento y conciliación, te permite desde la sinceridad contigo mismo decidir que estos comportamientos no son los que quieres alimentar por sus consecuencias en tu camino hacia la paz interior, la liberación del sufrimiento y las consecuencias kármicas que conllevan.

Piénsalo, ¿puedes comprometerte a no mantener conversaciones irrelevantes? ¿quizás puedas comprometerte durante dos días? ¿y después dos días más?

En una cena familiar o una salida con amigos ¿puedes comprometerte a tomar sólo una copa de vino con la comida? Quizás te sirva observar como después de tres copas y un chupito tus conversaciones se vuelven irrelevantes y tu comportamiento errático.

Te animo a que observes desde lo más obvio hasta lo más sutil (esto lo haces en la práctica del arrepentimiento), que apliques el antídoto necesario, a saber: amor, paciencia, generosidad, entrega, honestidad, atención plena, renuncia... (esto lo haces en la práctica de la conciliación) y que después te comprometas contigo mismo, por conocimiento y no por estoicismo, a llevar una vida más virtuosa.

A medida que voy escribiendo veo la carga religiosa de prohibiciones y castigo que se despierta en mi mente de educación católico-romana, soy consciente de que el miedo es más fuerte que la responsabilidad. Es por eso que el segundo poder oponente es tan necesario antes de pasar al siguiente.

Intenta desde tu perspectiva discernir qué pensamientos, acciones o conversaciones te alejan de tu equilibrio interno, qué pensamientos, acciones o conversaciones te llevan a un estado que no es amoroso ni equilibrado. E intenta desde ahí tomar responsabilidad y decidir hacia dónde quieres ir.

Desde lo más sutil a lo más obvio nuestra mente está actuando todo el tiempo en una dirección u otra y si la libertad está en la mente, lo primero que quiero hacer es observarla, domarla y encarrilarla.

La semana que viene trabajaremos el cuarto y último poder oponente en la práctica y ya dispondrás de todas las herramientas para tu purificación de la mente y del karma.

Actualización: puedes ver el video resumen de los cuatro poderes oponentes donde te muestro una manera de proceder a la última parte de la práctica en este link: PRACTICA DE LA PURIFICACIÓN - CUATRO PODERES OPONENTES.